Santiago. La región de Atacama, al norte de Chile, será el lugar donde se construirá la planta desaladora de mayor capacidad en el mundo, un proyecto que ejecutará una sociedad compuesta por inversores chilenos y de Arabia Saudita con una inversión inicial de US$500 millones.

Según publica el diario El Mercurio, el proyecto está a cargo de Energías y Aguas del Pacífico (Enapac), constituida por la tecnológica chilena Trends y la firma saundí Almar Water Solutions.

El plan incluye el desarrollo de una planta desaladora autosustentable, con una capacidad promedio de mil litros por segundo de agua desalinizada de calidad industrial.

Sin embargo, en su mayor capacidad, la planta podría desalinizar hasta 2.600 litros por segundo, lo que la convertiría en la de mayor producción en América Latina.

Para garantizar el suministro de enerrgía, el proyecto contempla la construcción de un parque fotovoltaico de 100 MW.

Para garantizar el suministro de enerrgía, el proyecto contempla la construcción de un parque fotovoltaico de 100 MW.

Además, el proyecto contempla trasportar el agua a un reservorio con capacidad para 600.000 metros cúbicos; desde donde será trasladada a las faenas mineras a través de ductos subterráneos. Este plan implicaría elevar la inversión inicial hasta los US$1.000 millones.

Seún el CEO de Enapac, Rodrigo Silva, la construcción del proyecto está contemplada para el primer trimestre de 2019 y prevé obtener los primeros resultado para el 2021.

El financiamiento de la obra estará distribuída en un 80% por aportes bancarios y el 20% restante, por fondos de la sociedad, de los cuales unos US$100 millones correspondería a la inversión de los sauditas (el 51% del total).

El proyecto se encuentra en la fase final de aprobación por las autoridades ambientales, afirma el diario.