Pekin. Los trabajadores de la planta del proveedor de partes plásticas de Toyota Motor Corp en China regresaron a trabajar este domingo, poniendo fin a una huelga de tres días por mejores pagos y beneficios, dijeron medios estatales.

La huelga, en el fabricante de partes Toyoda Gosei Co asociado a Toyota, obligó a detener durante gran parte de este viernes una fábrica que es parcialmente propiedad de la automotriz japonesa en la norteña ciudad de Tianjin, cerca de Pekín.

China ha sido golpeada por una serie de huelgas en fábricas en distintos lugares del país durante las últimas semanas, debido principalmente a exigencias de mejores sueldos.

Exigencias de mejores sueldos han implicado una serie de protestas en distintas fábricas en China.

El aumento de sueldo exigido por las fábricas sumaría leves costos a los productos elaborados en China, lo que significa que el papel del país como base de fabricación parece seguro.

Brotes de malestar. Sin embargo, el brote de malestar entre los trabajadores presenta un complejo desafío para el gobernante Partido Comunista de China, que ha prometido mejorar los ingresos de los obreros, pero tiene recelo de cualquier promesa.

Toyota dijo este sábado que su planta de Tianjin, que tiene junto a la automotriz china FAW, reanudaría su producción este lunes.

Los trabajadores en Toyoda Gosei lograron un acuerdo en la tarde de este sábado y regresaron a trabajar en la mañana de este domingo, dijo la agencia estatal de noticias Xinhua.

Citó a un trabajador de apellido Zhao, quien dijo que la compañía había prometido unos 200 yuanes adicionales (US$30 dólares) al mes como "bono de asistencia plena".

Xinhua dijo que más de 1.300 trabajadores en la planta ganan en promedio unos 1.500 yuanes al mes.

"No estoy seguro de que el volver a trabajar sea temporal o de que todos nosotros hayamos aceptado totalmente la oferta", dijo Zhao según el reporte de Xinhua.