Casi 16.000 plantas desalinizadoras en todo el mundo producen flujos mayores a los esperados de aguas residuales altamente saladas y químicos tóxicos que están dañando el medio ambiente, indicó el lunes un estudio respaldado por Naciones Unidas.

Según el análisis, las plantas de desalinización extraen 142 millones de metros cúbicos de salmuera, 50% más que las estimaciones anteriores, para producir 95 millones de metros cúbicos de agua dulce.

El documento, realizado por el Instituto para el Agua, Medio Ambiente y Salud de la Universidad de la ONU (UNU-INWEH), con sede en Canadá, reveló que un 55% de la salmuera se produce en plantas de desalinización que procesan agua de mar en Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Qatar.

El agua hipersalada se bombea principalmente al mar y, durante un año, sería suficiente para cubrir el estado de Florida (EE.UU.) con 30 centímetros de salmuera, dijo la UNU-INWEH sobre la tecnología de rápido crecimiento y uso intensivo de energía que beneficia a muchas regiones áridas.

Vladimir Smakhtin, director de UNU-INWEH, dijo que el estudio era parte de una investigación sobre la mejor manera de asegurar el agua dulce para una población en aumento sin dañar el medio ambiente.

La salmuera, agua compuesta por cerca de un 5% de sal, a menudo incluye toxinas como el cloro y el cobre que se usa en la desalinización, indicó el estudio. El agua de mar global contiene aproximadamente un 3,5%

Los productos químicos de desecho “se acumulan en el ambiente y pueden tener efectos tóxicos en los peces”, afirmó Edward Jones, autor principal del estudio.

La salmuera puede reducir los niveles de oxígeno en el agua de mar cerca de las plantas de desalinización con “impactos profundos” en los mariscos, cangrejos y otras criaturas en el fondo marino, lo que lleva a “efectos ecológicos observables en toda la cadena alimentaria”, señaló el documento.

Vladimir Smakhtin, director de UNU-INWEH, dijo que el estudio era parte de una investigación sobre la mejor manera de asegurar el agua dulce para una población en aumento sin dañar el medio ambiente.