Lima. Pobladores del norte de Perú pidieron a la minera Yanacocha que desista del desarrollo del gigantesco proyecto Minas Conga de hasta US$4.800 millones, debido a que temen que el plan afecte los recursos hídricos de la zona.

Minas Conga, que contempla la mayor inversión del sector en un sólo proyecto en la historia de Perú y que se encuentra en la etapa inicial de construcción, es desarrollado por la estadounidense Newmont y la local Buenaventura a través de su emprendimiento Yanacocha.

El rechazo a Minas Conga se da apenas una semana después de que pobladores de la norteña región de Cajamarca bloquearan el acceso a la gran mina aurífera Yanacocha, para presionar a la firma a concretar un "acuerdo social" por unos US$73 millones, con una protesta que incluyó la quema de maquinaria y llevó a la paralización temporal del yacimiento.

Las operaciones en la mina de oro Yanacocha, una de las más grandes de Latinoamérica, ya fueron reanudadas.

Minas Conga, que producirá comercialmente entre 580.000 y 680.000 onzas de oro anuales en sus primeros cinco años, forma parte de los proyectos por unos US$45.000 millones que importantes mineras avanzan en el país rico en recursos naturales.

"En la asamblea que se realizó se llegaron a algunos acuerdos, uno de ellos es que (los comuneros) rechazan la presencia del proyecto minero Conga de Yanacocha por estar ubicado en las cabeceras de cuenca", dijo el martes a Reuters Milton Sánchez, dirigente de la asociación de grupos civiles de la zona.

Los pobladores temen que la construcción de reservorios los deje sin el agua de las lagunas naturales, afirmó, un tema recurrente en las protestas en contra de proyectos mineros en en Perú, el segundo productor mundial de cobre y el sexto de oro.

"Los comuneros y manifestaron que van a otorgar ocho días de plazo al proyecto para que pueda desalojar la zona, retirar su maquinaria de la zona (...) hasta el próximo jueves se le ha planteado", dijo Sánchez, quien agregó que los pobladores acordaron bloquear el paso de vehículos de la firma.

Por su parte, Yanacocha aseguró que tres trabajadores de la empresa resultaron heridos en medio de la "actitud violenta" de pobladores a los que había permitido la entrada al área del proyecto para realizar una inspección.

"Rechazamos con firmeza este tipo de actitudes y exigimos a las autoridades pertinentes las garantías necesarias para evitar que acciones violentas se repitan", agregó.

Minas Conga comenzaría a producir a fines del 2014 tras recibir hace unos meses el visto bueno de Newmont y Buenaventura.

Rechazo a más proyectos mineros. Además del proyecto Minas Conga, pobladores de Cajamarca también rechazan otros proyectos ubicados en cabeceras de cuencas, dijo Wilfredo Saavedra, presidente del Frente de Defensa Ambiental de Cajamarca.

"Estamos en consulta con las bases nuestras para hacer un paro interprovincial", dijo Saavedra, quien precisó que esa medida aún está en evaluación.

Entre los proyectos mineros que rechazan los comuneros figuran los proyectos auríferos La Zanja, de Buenaventura, y Tantahuatay, también de Buenaventura y la cuprífera Southern Copper, los que ya están en operación.

En muchas zonas mineras de Perú, los pobladores suelen protestar en demanda de mayores beneficios por parte de las empresas, que gozan de altos precios de los metales, y en medio de temores medioambientales, con manifestaciones que en ocasiones se tornan violentas.

El gobierno del presidente Ollanta Humala, quien asumió el cargo en julio, busca aplacar los más de 200 conflictos sociales que abruman al país, donde un tercio de la población vive en la pobreza a pesar del auge económico de los últimos años.

La actividad minera es vital para la economía peruana, pues representa cerca del 60% de los ingresos por exportaciones.