Montevideo. A pesar de encontrarse con una inflación en ascenso, en su mayor nivel en 12 años, y una significativa apreciación del dólar, vacacionar en Brasil es una de las opciones más atractivas a la hora de realizar turismo en el exterior. El poder de compra de los turistas uruguayos en ese destino registró en lo que va del mes el máximo valor en al menos diez años con la mayor suba interanual desde que hay datos comparables disponibles. De la mano con la situación de julio, vacacionar en la principal economía latinoamericana continúa siendo de las opciones más conveniente para el bolsillo del turista local.

El poder adquisitivo de los uruguayos en ese país se incrementó 25,5% interanual en el acumulado de agosto acelerando la suba por séptimo mes consecutivo.

Los datos surgen del Índice de Capacidad de Consumo en el Exterior de El Observador (ICCE-EO), con datos preliminares de este mes. El ICCE-EO es un indicador que sigue la evolución de la cantidad de bienes y servicios a los que un salario medio uruguayo puede acceder en el exterior. Para eso, considera la evolución del salario a nivel local, los precios al consumo en los principales destinos turísticos elegidos por los uruguayos y la variación del tipo de cambio respecto a esos países, al cual accede efectivamente en la ventanilla de un cambio a nivel doméstico.

Considerando que el salario real de los trabajadores nacionales y que el aumento de los precios brasileños se mantuvieron constantes en el mes, se observa la influencia del billete verde en la capacidad de consumo. En el promedio interanual de agosto el tipo de cambio en el vecino país norteño tuvo un salto significativo de 53,9% superando ampliamente a la depreciación del peso uruguayo en el mismo período (20,4%).

Este aumento se alinea con la tendencia al incremento en el poder de compra que se viene produciendo desde mediados del año pasado. Respecto a mayo de 2014, la capacidad de consumo de los turistas locales en Brasil se incrementó 29%, mientras que respecto al promedio de los últimos 10 años, los uruguayos pudieron adquirir 61,5% más de bienes y servicios. Esta mejora se da en un contexto donde la recesión económica y el bajo nivel de confianza priman en el vecino país.

Por otra parte, en Argentina y Estados Unidos se registró una caída en el poder adquisitivo de los turistas locales. Mientras que en la principal economía mundial, el poder de compra cayó 7,8% en relación a agosto del año pasado, en Argentina la baja fue de 16,8%, registrando una disminución desde noviembre de 2014.

La caída en el principal destino turístico elegido por los habitantes del país, deterioró al indicador general con una disminución de 7,2% interanual. De todos modos, el poder de compra de un uruguayo fuera del país viene aumentando 36% en agosto respecto a la media de los últimos 10 años, desacelerándose respecto al mismo mes de 2014, cuando la capacidad de consumo era 51,1% superior que en el promedio histórico. A su vez, en los primeros 26 días del mes, la capacidad de consumo local se vio beneficiada por octavo mes consecutivo en Paraguay con un incremento de 18,9% interanual, seguido por Chile (9,8%) y Europa con una suba de 4,5%. A pesar que en el viejo continente el indicador viene registrando un aumento desde hace más de un año, fue la menor suba desde setiembre de 2013.