Tegucigalpa. Con el calendario en una mano y el contrato de Wetsport en la otra se encuentra la dirigencia del sector privado para verificar su cumplimiento.

Los empresarios sostienen que esta semana venció el plazo para que esta firma estadounidense comience a generar 50 megavatios mediante plantas alimentadas con diésel, pero la gerencia de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) responde que las cláusulas del referido convenio dicen lo contrario.

Luego de un intenso debate y señalamientos, el Congreso Nacional aprobó a finales de noviembre de 2011 el contrato de 100 megavatios con una duración de 15 años.

Los primeros 50 megavatios serían generados por plantas duales alimentadas con diésel y luego de 14 meses iniciaría la generación a base de gas licuado de petróleo.

Incumplieron. El directivo del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Benjamín Bográn, expresó que ante el vencimiento de un plazo para comenzar a operar en el país aún no se ha puesto ni un tornillo en cumplimiento con el contrato de generación suscrito con la firma Westport.

"Desconozco las razones por las cuáles no han comenzado a operar las plantas generadoras. Nosotros dijimos desde un principio que no estaba de acuerdo con ese contrato. Al día de hoy está próximo a terminar la cosecha de café y no se dio respuesta a las zonas productoras de café", dijo Bográn, quien es el representante del Cohep ante la directiva de la ENEE.

El empresario avícola recordó que desde un principio la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC) y el Consejo Hondureño de la Empresa Privada presentaron una serie de recomendaciones para solventar los problemas de bajo voltaje en estas tres zonas.

"Al día de hoy no ha pasado absolutamente nada y continuamos con los mismos problemas", expresó Bográn.

Cuento repetido. "Los contratos eléctricos aprobados de emergencia han sido forzados porque obedecen a ciertos intereses particulares de los diferentes gobiernos", dijo el presidente del Colegio Hondureño de Economistas (CHE), Guillermo Matamoros.

El economista recordó que en el gobierno del presidente Manuel Zelaya se adjudicó de emergencia dos contratos para la generación total de 250 megavatios mediante la combustión de carbón natural.

En el presente gobierno se aprobó de manera directa la adjudicación de 100 megavatios.

Matamoros indicó que uno de los dos referidos contratos de generación eléctrica con carbón ha tratado de ser vendido, pero sin éxito, porque no tiene credibilidad en los entes financieros.

"Estos contratos no arrancan porque al ser forzados no tienen seguro el financiamiento, el conocimiento técnico y porque tienen el costo por kilovatio hora más alto", indicó el economista.

El problema cuando los contratos son forzados, continuó, es que existen muchos sectores inconformes que pueden impugnarlos ante las instancias jurídicas correspondientes.

"Respecto al contrato de los 100 megavatios -generados con gas natural licuado- se preveía que no habían posibilidades de cumplir con el programa estipulado porque es un convenio que surgió de repente y que no obedece a las verdaderas necesidades y al perfil energético que tiene el país, explicó.

"La aprobación de este contrato de los 100 megavatios se dio por la presión de la parte interesada, o sea de la ENEE, para tratar de insertar un proyecto que no tiene claridad desde los puntos de vista financiero, técnico y operativo", ahondó Matamoros.

¿Qué pasará? "No sé qué es preferible para el interés común, que este contrato entre o no en vigencia; se debe dar tiempo para ver cuál es la evolución de este tema porque los costos de la generación son bastante altos", respondió.

"Al no existir capacidad de respuesta para echar a andar este proyecto, no veo cómo se atenderán las necesidades para estos departamentos", expresó.

Estatal. Para que la empresa Westport comience a generar con diésel "debe transcurrir un plazo de 100 días a partir de cuando nosotros brindemos la orden de inicio y deben pasar 14 meses para establecerse las plantas de gas licuado en el país, o sea, antes de que terminemos el presente gobierno, seguramente Honduras tendrá generación con gas licuado", expresó el gerente de la ENEE, Roberto Martínez Lozano.

Además, manifestó que se está avanzando en medio de complicaciones y oposiciones absurdas, dado que "queremos que la Fiscalía quede totalmente clara respecto a este contrato. Le hemos mandado el expediente completito, página por página, a la Fiscalía desde el primer día, y todo lo que aprobó el Congreso Nacional, para que vean que hay transparencia. Jamás un contrato se había aprobado con tanto debate y en tantos lugares", dijo.

Según el funcionario, la Fiscalía quiere que se investigue este tema y la entidad está dispuesto a ir  al tribunal correspondiente y a todos los medios con el propósito de demostrar todo lo bueno que han hecho para Honduras.