La policía federal de Brasil inició allanamientos el viernes en todo el país como parte de una pesquisa sobre supuestos actos de corrupción que involucrarían el pago de 1.600 millones de reales (US$475 millones) en regalías mineras excedentes a varios municipios.

El esquema de corrupción, que la policía indicó estaba liderado por un funcionario de alto rango del Departamento Nacional de Producción Mineral (DNPM) -agencia federal dependiente del Ministerio de Minas y Energía- e incluía a firmas legales y empleados públicos, defraudó a mineras al elevar el valor de las regalías debidas a gobiernos municipales.

Según el comunicado de la policía, el funcionario del DNPM, que no fue identificado, habría obtenido al menos 7 millones de reales gracias al esquema fraudulento.

La llamada "Operación Timóteo" comenzó el año pasado, luego que la Contraloría General de la Unión (CGU) solicitó a la policía federal que investigara si los registros oficiales de recaudación tributaria concordaban con los ingresos del funcionario del DNPM.

Los municipios reciben cerca del 65 por ciento de las regalías mineras que recauda cada año el impuesto llamado Compensación Financiera por Exploración de Recursos Minerales (CFEM). La ex presidenta Dilma Rousseff intentó por años que el Congreso elevara las regalías, medida apoyada por los gobiernos regionales pero a la que se oponían las mineras.

La fuerza de seguridad dijo que la pesquisa generó 16 allanamientos en 11 estados, incluidos 29 interrogatorios, cuatro órdenes de detención, 12 arrestos y la confiscación de más de 70 millones de reales (21 millones de dólares) en activos.

Una persona con conocimiento de la investigación dijo que entre los afectados figura la gigante minera Vale , el mayor productor mundial de mineral de hierro. La compañía no realizó comentarios inmediatos.

La "Operación Timóteo "es la más reciente de una serie de pesquisas por corrupción que han empeorado el clima político en Brasil, en un vasto esquema que involucra a empresas controladas por el Estado, contratistas y cientos de políticos.