Ciudad de México. Policías federales desalojaron a decenas de maestros que mantenían bloqueada la carretera 185 que da acceso al puerto de Salina Cruz, en el sureño estado de Oaxaca, informó hoy el gobierno estatal.

El bloqueo del acceso a Salina Cruz, donde se sitúa una refinería que abastece de combustible a varias regiones del país, duró cinco días.

El despliegue policial comenzó a las 23:30 horas locales de la víspera en distintos puntos de la carretera 185, luego de que maestros disidentes interrumpieran el tránsito desde el 13 de junio en protesta por la reforma educativa.

Los docentes también protestaban por la aprehensión de su líder estatal, Rubén Núñez, por supuesto lavado de dinero.

De acuerdo con el reporte, los policías federales retiraron a los maestros, integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), de los bloqueos que sostenían en las municipalidades de Salina Cruz, Juchitán de Zaragoza y Santo Domingo Tehuantepec.

En el acceso carretero al puerto donde se ubica la refinería "Antonio Dovalí Jaime", de la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex), se registró un breve enfrentamiento entre docentes y policías sin saldo de personas heridas, agregó el gobierno de Oaxaca.

La Policía Federal aplicó el operativo horas después de que Pemex advirtió en un comunicado que ante los bloqueos se había retrasado la entrega de gasolina, diesel y turbosina en Oaxaca.

Pemex también dijo que había riesgo de que en los siguientes días se detuviera la operación de la refinería, pues no podían entrar ni salir vehículos tanque.

Según medios locales, al menos 50 vehículos tanque se encontraban varados al interior del puerto a causa de la interrupción del tránsito realizada por los miembros de la CNTE, que también bloquearon al menos otras 10 carreteras de Oaxaca.

El gobierno estatal abundó que tras el operativo se normalizó el flujo vehicular y quedó libre el acceso principal de la refinería de Pemex.

Maestros integrantes de la CNTE retomaron sus protestas desde el 15 de mayo en la Ciudad de México y los estados de Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Michoacán (sureste) en contra de la reforma educativa promulgada en 2013.

Las movilizaciones se endurecieron luego de que el 12 de junio el gobierno federal aprehendió a Rubén Núñez, dirigente de la sección 22 de la CNTE en Oaxaca y uno de los líderes más relevantes del gremio disidente, por presunto lavado de dinero.