Tokio. El equilibrio del suministro mundial de alimentos y la demanda está ajustado pero la situación no es tan grave como en 2008 porque hay suficientes existencias de cereales, dijo este viernes la Organización para la Agricultura y Alimentación de Naciones Unidas (FAO).

La volatilidad de los precios del trigo y el petróleo es una de las principales preocupaciones, pero aún están por debajo de los máximos que alcanzaron en 2008, mientras que los precios del arroz, un alimento básico, han caído notablemente.

La FAO dijo la semana del 3 de enero que su índice mensual de los precios mundiales para una cesta alimentaria compuesta de cereales, oleaginosas, lácteos, carne y azúcar alcanzó en diciembre su máximo desde que comenzaron los registros en 1990.

"En general, la situación de oferta/demanda de cereales se ha ajustado mucho en este momento pero hay suficientes existencias para que no exista motivo de alarma por ahora", al menos durante un año, dijo Hiroyuki Konuma, subdirector general de la FAO y representante regional para Asia y el Pacífico.

"Aún tenemos suficientes existencias de alrededor de un 25% de la producción anual. Mientras haya suficientes existencias, el mundo tendrá suficiente comida para alimentar a la población", dijo Konuma, desde su sede en Bangkok, a Reuters en una entrevista.

Serie de desastres naturales. Una serie de desastres naturales ha afectado a la producción de cereales en varios países, elevando la preocupación por una posible falta de abastecimiento mientras continúa la fuerte demanda de países emergentes como China e India.

La FAO dijo la semana del 3 de enero que su índice mensual de los precios mundiales para una cesta alimentaria compuesta de cereales, oleaginosas, lácteos, carne y azúcar alcanzó en diciembre su máximo desde que comenzaron los registros en 1990.

Konuma dijo que si sigue la presente situación con respecto a la producción, los precios del petróleo y los desastres naturales, los precios de los alimentos pueden seguir al mismo nivel pero no necesariamente más caros.

"Pero es demasiado pronto para saberlo. Podría haber factores externos que causen un incremento adicional en los precios, pero es pronto para saberlo", dijo cuando se le preguntó sobre su proyección para el índice de precios alimentarios de la FAO de enero.