Ciudad de México. El gobierno federal transfirió ayer a Pemex 26,500 millones de pesos, con lo que cumplió en tiempo y forma la primera parte del plan de apoyo financiero a la empresa, revelaron fuentes de la Secretaría de Hacienda.

Afirmaron que la segunda parte, que consiste en otorgar una facilidad para que la empresa obtenga 47,000 millones de pesos mediante el intercambio de un pagaré por títulos del gobierno está en marcha.

La suma de ambas acciones dará liquidez por 73,500 millones de pesos a Pemex, la cual se comprometió a utilizar el recurso para reducir su deuda y el pasivo laboral.

Según analistas, el apoyo financiero otorgado por el gobierno federal a Pemex es insuficiente para resolver el problema de la empresa, cuya deuda es superior a 3 billones de pesos, de los cuales un billón es por pensiones.

Derivado de la Reforma Energética, el Legislativo estableció en el artículo tercero transitorio de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria que el gobierno está obligado a sumir parte del pasivo laboral de Pemex. Lo anterior, condicionado a que la empresa logre un acuerdo con el sindicato para modificar el Contrato Colectivo de Trabajo.

Según documentos de la SHCP, “la proporción de la obligación de pago que asuma el gobierno federal será por un monto equivalente a la reducción del pasivo laboral que resulte del acuerdo para modificar el contrato…”

De la modificación resultó una reducción de 186 mil 500 millones de pesos en el costo del pasivo laboral para Pemex, pero que debe asumir el gobierno federal, en cumplimiento de las obligaciones legales en la materia.

Así, en 2015, el gobierno entregó un bono por 50 mil millones de pesos a Pemex, de modo que le falta por asumir 136 mil 500 millones de pesos por la reducción del costo del pasivo laboral de la empresa.

"En 2015, con base en la comprobación efectuada por Pemex del cumplimiento de los requisitos previstos en el transitorio citado, el gobierno entregó un título provisional a Pemex por 50 mil millones de pesos”.