La implantación de las 759 torres y los 345 kilómetros de cables de 500 kV (kilovoltios) adjudicados a fines de 2011 al consorcio integrado por la empresa brasileña Elecnor y la paraguaya Consorcio de Ingeniería Electromecánica (CIE), en US$165 millones, terminó costando al final US$194 millones. Al monto original de la oferta, le sumaron US$28,3 millones en gastos extras en varios conceptos, lo que significó un incremento del 17% sobre el presupuesto original.

La serie de errores durante la construcción, denunciadas por técnicos de la Itaipú Binacional –responsable de la ejecución del proyecto– y de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) fueron corregidas, pero significaron el sobrecosto en la obra que, inclusive, superó a la oferta más cara de la licitación pública.

Proceso licitatorio. De acuerdo al detalle de la licitación, la empresa que había presentado la propuesta más económica fue el consorcio Transmisor Abengoa/Intesur, compuesto por la firma Integración Eléctrica Sur Argentina SA y Abengoa Construcción Brasil Ltda., del Brasil, por la suma de US$159.223.837. Le seguía el consorcio integrado por CIE y Elecnor, que ofertó un total de US$165.704.750, y finalmente, la firma brasileña Schahin Engenharia SA que planteó construir por US$ 182.203.840. Esta última propuesta fue superada ampliamente al concluir la obra debido a la inclusión de todos los costos adicionales, resarcimientos y corrección de errores durante la construcción.

Recordemos que antes de la apertura de las ofertas, en octubre de 2011, una de las empresas oferentes, que fue descalificada (consorcio Cymi/Triana) había iniciado demanda judicial en contra de la binacional, que finalmente quedó desestimada.

Empresario “no sabía”. Sobre los cobros extras de CIE/Elecnor, el Arq. Hugo Aranda dijo a nuestro diario que no sabía nada, aunque después refirió que las modificaciones al proyecto que originaron los sobrecostos fueron verificadas por técnicos de LEME, firma que elaboró el proyecto ejecutivo. Según él, los técnicos que denunciaron las anomalías en los cimientos y los metales de la estructura de la red, lo hicieron porque quedaron fuera del proyecto. En otras palabras, lo hicieron por celos o envidia.

Justamente, las fundaciones de las torres que se hicieron mal se tuvieron que reforzar. En varias de ellas, dos de las cuatro patas estaban en menor profundidad que las demás y no contaban con las campanas. Afirmaron que este tipo de errores se debían al hecho de que solamente el 25% de estudio de suelo se hizo y no el 75% como se estima en este tipo de obras.

Una red eléctrica como esta debe durar como mínimo 50 años, según los técnicos, que esperan que las correcciones hayan sido buenas para que dentro de diez años no vengan los primeros problemas del sistema.

Obra inaugurada hace un año. La inauguración oficial del Sistema de 500 kV correspondió al actual gobierno de Horacio Cartes. El acto oficial tuvo lugar el 29 de octubre del año pasado en Hernandarias, donde los mandatarios de Brasil y Paraguay pusieron en funcionamiento la línea.

La obra, que se inició en 2010, demandó unos US$555 millones, de los cuales 400 millones fueron aportados por el Brasil, a través del Focem. Sin embargo, recién a principios de este año se completó el pago a las firmas contratistas locales, debido a los atrasos en los depósitos que debía realizar el vecino país para la financiación de la obra. La nueva red tiene una capacidad de 2.000 megavatios y cubre el 25% de la demanda energética nacional.