Una demanda ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) interpondrían  la Confederación de Porcicultores Mexicanos (CPM) contra Estados Unidos, retomando una acción que fue lanzada en el primer trimestre del año pasado y que posteriormente fue detenida.

En un comunicado de la entidad, su presidente, José Luis Caram Inclán, consideró que "hay argumentos para que las autoridades federales -y en especial el ministerio de Economía- revise no sólo el nivel de importaciones sino el precio al que entran al país".

El dirigente señaló que mientras los costos de producción de partes como la pierna son de alrededor de 50 pesos mexicanos (unos US$3,7 dólares) por kilo, entra al país a 23 pesos (US$1,7 dólares), "lo que ha provocado grandes pérdidas al sector".

"El daño ha sido impresionante y sencillamente no nos han dejado crecer en los últimos diez años. Por eso estamos ahora optimistas de que esto pueda revertirse y podamos salir adelante", detalló Caram en el comunicado.

Fuentes de la CPM explicaron que la paralización de la demanda que se preparó durante el año 2013 se debió a que había "esperanzas" de que el gobierno de México, en la Administración del presidente Enrique Peña Nieto, lograra un mejor entendimiento con Estados Unidos en el diferendo.

Ahora, con los planes de reactivarla, la CPM cuenta con el respaldo de la Secretaría de Economía, indicaron fuentes de la organización porcícola.

Los productores mexicanos consideran que Estados Unidos hace una "importación desmedida" y a precios "dumping", hecho que "ha provocado el estancamiento del sector y el desplazamiento del producto mexicano".

Cada año México importa casi 400.000 toneladas de pierna de cerdo, monto que representa cerca del 80% del que se consume en el país.

El año pasado el sector creció un 1,3%, en la línea de lo que lo ha hecho en los últimos años.