El Grupo Q inauguró el Porsche Center El Salvador y como parte de la celebración presentó el modelo Macan. Este es un automóvil que, como lo define Juan Federico Salaverría, presidente de Grupo Q, es un “todoterreno con alma deportiva”. La empresa, con más de 60 años de experiencia en el mercado automotriz, invirtió US$2,5 millones en todo el proceso y ha logrado cumplir los estándares de la compañía alemana.

La inversión fue dividida en US$1.6 millones para la infraestructura y todo el equipamiento del Porsche Center; más otros US$800,000 en el inventario de vehículos para exhibición en la sala de ventas.

“Con Porsche Macan tenemos muchas expectativas y creemos que solo con ese vehículo vamos a lograr duplicar ventas. Trajimos tres el primer mes y las tres se vendieron, están entrando dos en estos momentos y ya están prerreservadas, y creo que el producto será un producto ganador. La Macan Turbo es igual de potente que el Porsche 911”, dijo Salaverría.

Grupo Q ahora tendrá disponible toda la oferta de modelos de la marca, con la ventaja de que los consumidores pueden pedirlos con múltiples posibilidades de configuración: desde las características básicas, como el color y el material de los asientos, hasta opciones de avanzada.

El servicio de asesoría y el de mantenimiento también se ajustan a los requerimientos de Porsche y los empleados fueron capacitados en Alemania, según destacó Salaverría. El Porsche Center está en Santa Elena, Antiguo Cuscatlán, y cuenta con una sala de exhibición, taller de servicio automotriz y una boutique.

Grupo Q distribuye la marca Porsche desde 2003 y desde entonces el grupo empresarial se ha encargado de atender a un “mercado premium” que se distingue por sus exigencias.

Recuperación

Salaverría manifestó ayer jueves que el mercado automotriz todavía no registra los mismos niveles de venta que en años previos a la crisis. Sin embargo, esperan que en un lapso de dos o tres años el desempeño mejore.

Salaverría calculó que, por el momento, el mercado automotriz ha crecido a tasas de dos dígitos, sin que esto signifique que sean los volúmenes precrisis. Agregó que en Centroamérica se han observado los dos fenómenos. “Ahorita ya hay dos países (en Centroamérica) que recuperaron lo que vendían antes de la crisis, pero aún hay tres países que no se han recuperado del todo, así que nosotros seguimos positivos acerca que eventualmente se va a llegar a vender lo que se vendía antes”, indicó Salaverría.

Grupo Q tiene presencia en los cinco países de la región y por todos estos proyectos distribuyen 10 marcas de vehículos. Estas operaciones permiten la generación de 2.000 puestos de trabajo. Solo la apertura del Porsche Center generó 20 más, con un alto grado de especialización.

El empresario detalló que únicamente Costa Rica y Nicaragua son los países que ya lograron recuperar el ritmo de venta registrados antes de la crisis; sin embargo, a países como El Salvador, Guatemala y Honduras aún les falta recuperar el nivel de ventas reportado antes de la debacle financiera, que se originó en el sector inmobiliario de EUA.

Preferencias en Centroamérica

Salaverría dijo que si bien el mercado regional tiene similitudes, los gustos para elegir vehículo sí varían, a pesar de la cercanía. “Por ejemplo, en Costa Rica se venden más los todoterreno y los sedán; en Nicaragua, El Salvador, Honduras y Guatemala son países donde se venden más los pick up y los todoterreno”, apuntó.

El presidente de Grupo Q indicó que el mercado nacional se decanta por la compra de vehículos todoterreno y pick up.

“El salvadoreño, definitivamente, es más emprendedor que cualquier otro centroamericano y aquí hay una costumbre de ocupar el pick up para trabajo durante la semana, y durante el fin de semana lo ocupan para transportar a la familia y llevarla de paseo, o sea, sí es una costumbre arraigada en El Salvador”, señaló el empresario.