Porsche tuvo el año pasado, un notable desempeño en América Latina. Según Christoph Klein, director de ventas regional de la marca, sus ventas en el subcontinente en 2013, reportaron un crecimiento récord de 18%, con lo que la compañía llegó a un total de 3.600 unidades colocadas.

De ese total, un 15% fue comercializado en Centroamérica; una región, que en el período indicado, registró un crecimiento de entre 5% y 6%.

Esos resultados fueron el motor para que la firma de Stuttgart, Alemania, hiciera una apuesta decidida por dicho mercado y se decantara por instalar una tienda en El Salvador; un espacio en el que dará a conocer sus modelos Cayenne, 911, Panamera, Cayman, Boxter y su nuevo Macan S.

Para ello, Grupo Q, la distribuidora de la marca en el país, realizó una inversión de US$2.5 millones.

Carlos Enrique Quirós, vicepresidente comercial de Grupo Q Holding, aseguró que el nuevo espacio tiene una extensión de 1.660 metros cuadrados y cuenta con un showroom y un fitting lounge. En esta última área, los clientes podrán recibir asesoría sobre los automóviles y las posibilidades de configuración y personalización de los modelos. 

Actualmente en El Salvador, la distribuidora comercializa entre 30 y 40 unidades de la marca al año. Las proyecciones de la compañía, según Juan Federico Salaverría, presidente de Grupo Q Holding, son que dichas ventas lleguen, en 2015, a los 90 automóviles anuales.

Un alza que iría en concordancia con el dinamismo de la empresa en el resto del mundo. Según Klein, solo en los primeros cinco meses de este año, Porsche ha logrado vender 71.500 carros, lo que representa un crecimiento de 5% en comparación con el mismo período de 2013.