Bruselas. Portugal se ha convertido en el primer país que cumple con los objetivos de la Unión Europea sobre eficiencia energética para coches, y la japonesa Toyota es la marca que más de cerca ha cumplido esos mismos requisitos en Europa, según un informe.

La UE, donde viven unos 500 millones de personas, ha puesto un objetivo para recortar las emisiones medias de los coches nuevos de 130 gramos de dióxido de carbono por kilómetro para 2015.

Los fabricantes han reducido las emisiones medias de los vehículos nuevos a 140,9 gramos en 2010, por debajo de los 145,8 gramos de 2009, según un estudio a los 19 fabricantes de coches de la UE por el grupo de información de la industria JATO.

Las emisiones medias en el mercado de coches nuevos de Portugal fueron de 127,4 gramos en 2010, seguido por Francia, Dinamarca e Italia, que se situaron todos por debajo de los 133 gramos.

Suecia ha hecho algunas de las mejoras más importantes, pero sigue siendo uno de los mercados más contaminantes, junto con Alemania, con más de 150 gramos.

Resultados por marcas. Volvo hizo las mejoras más grandes entre los fabricantes, con un recorte del 13,8% en las emisiones, mientras que Toyota es la que más cerca está de cumplir su objetivo para 2015.

Los fabricantes de coches han recibido objetivos individuales, diferenciados según el tamaño de los coches que producen.

El grupo Fiat tiene los coches más económicos.

Tiene también el objetivo más ambicioso para 2015, de 116,1 gramos, y tiene que hacer un recorte del 8,4% para cumplirlo desde su nivel de 2010 de 125,9 gramos, dice el informe.

Toyota tiene un objetivo menos exigente de 124,8 gramos, ya que hace coches más grandes, pero dado que sus emisiones medias ya se redujeron a 130 gramos en 2010, sólo tiene que lograr reducciones del 4,2% para 2015.

El informe confirma a grandes rasgos las conclusiones de T&E, que hace campaña por un transporte más ecológico, y la Comisión Europea.