En un mercado controlado por Bavaria, con pequeños jugadores que muerden menos del 1%, como Bogotá Beer Company, Colón, Tres Cordilleras y Apóstol, el anuncio del regreso formal de Postobón al negocio de bebidas alcohólicas sí que agita la industria de la cerveza hecha en Colombia. Y no es para menos: mientras el más grande del negocio hace lo suyo con Póker, Club Colombia, Águila, Pilsen, Costeña, Peroni, Miller y Redd’s en sus múltiples versiones, el aterrizaje masivo de Heineken, que será la cerveza fabricada por Postobón, promete disputar una porción del segmento premium. Ese que está en manos de un ícono: Club Colombia.

Y sucederá con US$400 millones de inversión, divididos 50% y 50% entre Postobón y la Compañía Cervecerías Unidas S.A. (CCU), quienes al unísono anunciaron formalmente un plan para los próximos cuatro años y con el que se creó la Central Cervecera de Colombia. De entrada llegarían con Heineken, pero entre las cartas de CCU en el mercado de Chile, donde es líder, también cuenta con Cristal, Escudo, Royal Guard, Morenita, Dorada, Lemon Stones, Sol, Budweiser, Austral, Kunstmann y D´olbek.

“Hay una oportunidad de entrar a dinamizar el mercado cervecero en Colombia. El consumo per cápita en el país, por alguna razón, no ha crecido en los últimos 15 años y seguimos en 44 litros, no avanzamos, por eso la entrada de CCU y Heineken como ancla. Hoy la oferta es limitada y lo que queremos es, con la fuerza de distribución de Postobón, tener mayor cobertura y presencia numérica. Heineken es líder mundial y la queremos traer al alcance de todos los colombianos”, dijo Miguel Fernando Escobar, presidente de Postobón.

El anuncio llega en momentos en los que las cuentas de Sab Miller, propietaria de Bavaria, no van tan bien. De acuerdo con el propio informe de gestión presentado a sus inversionistas, “las ventas totales de cerveza en volumen de Bavaria y sus compañías subordinadas en Colombia durante el primer semestre de 2014 registraron una disminución de 1,4%, comparadas con las del mismo período de 2013, debido a la imposición de restricciones al consumo de cerveza (ley seca) en todo el país durante las elecciones del Congreso y las dos vueltas de las elecciones presidenciales, así como en una importante cantidad de municipios con ocasión de los cinco partidos jugados por la Selección Colombia en el Mundial de Fútbol de Brasil”.

De acuerdo con las cifras del Centro Virtual de Negocios, la cerveza es considerada la bebida alcohólica que más llega a Colombia desde mercados internacionales, pues registró importaciones por 19,7 millones de litros, calculadas en US$25,4 millones durante 2013.

En cifras, reportaron que “las acciones realizadas para reducir los costos, aumentar la productividad e incrementar la eficiencia generaron una utilidad neta de $706.784 millones, inferior en 7,4% a la del mismo período del año anterior”. A eso agregaron que “el volumen total de ventas durante el primer semestre de 2014 decrece en 11,7% en relación con el segundo semestre de 2013, principalmente por la disminución del volumen de cervezas en 14,3%, alcanzando los 7,8 millones de hectolitros en el período”.

Un negocio que está cambiando, además, por el conocimiento del consumidor. De acuerdo con las cifras del Centro Virtual de Negocios, la cerveza es considerada la bebida alcohólica que más llega a Colombia desde mercados internacionales, pues registró importaciones por 19,7 millones de litros, calculadas en US$25,4 millones durante 2013. En las mismas estadísticas se registró que fue la cerveza la bebida con mayor crecimiento (115%) en las importaciones en los últimos seis años.

Escobar deja claro que no vienen a “competir con precio. Lo vamos a hacer con innovación, marcas, producto y calidad. Y con una muy buena oferta. Eso es Central Cervecera de Colombia”. Lo advierte porque van a usar como plataforma de expansión el andamiaje logístico de Postobón. “Le ponemos el foco a Heineken, y esto a partir del 1º de marzo (2015), pero obviamente en paralelo vamos a construir la cervecería con la inversión de los US$400 millones, y cuando arranque a comienzos de 2017, pues nos vamos a poner a hacer eso, a desarrollar categorías y construir marcas líderes. Además de Heineken vamos a tener un portafolio más amplio. Heineken se hará a principios de 2017 en Colombia”.

Una vez esté lista, tendrán capacidad para elaborar 3 millones de hectolitros en un mercado de 20, que es lo que se calcula el colombiano. Una cifra fuerte para el mercado y para Bavaria, pues pequeñas fabricante artesanales como Bogotá Beer Company tan solo producen unos 20.000 hectolitros, el 0,01% de todo el negocio, le dijo Juan Sebastián Dennis, gerente de mercadeo de Bogotá Beer Company, a El Espectador.