Tegucigalpa. El alza internacional al precio del bunker ya impactó en 150 millones de lempiras (US$7,8 millones) las finanzas de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica de Honduras (ENEE).

Si la estatal eléctrica dejara de transferir a sus clientes este monto vía ajuste por combustible en la factura de abril, tendría que contar con similar cantidad de recursos para cancelar el suministro de energía a las plantas térmicas.

Datos de la ENEE indican que cada punto de ajuste por combustible representa 12,50 millones de lempiras (US$627.568). 

Presión financiera. El generador de energía renovable Adolfo Larach estimó que cada dólar de alza en el precio internacional del bunker representa un incremento de US$7 millones en los costos de la estatal eléctrica. El precio estimado del barril de bunker asciende a US$99.

"Creemos que las finanzas de la ENEE no sufrirán este impacto porque existe una fórmula que transfiere a la factura de los consumidores el alza al precio de los combustibles", indicó. Se mostró escéptico de que la estatal eléctrica absorba de manera total el referido impacto debido a sus debilitadas finanzas.

La ENEE, según el presidente de la Asociación Nacional de Industriales (Andi), Adolfo Facussé, pierde más de un 24% de la energía que vende a sus clientes debido al hurto y fallas técnicas. Además la ENEE compra a cuatro empresas de generación térmica casi el 70% de la demanda eléctrica del país.

Electrocutados. Larach coincidió con la información brindada por la ENEE en que el precio del bunker casi duplicó el porcentaje real de ajuste por combustible vigente de un 12%. "A partir del 1 de abril los consumidores verán un alza en su factura eléctrica entre 10% y 11%", indicó. El nuevo porcentaje de ajuste oscilaría entre un 22% y 23%.

Esto quiere decir que en una casa donde se les factura un consumo eléctrico 1.000 lempiras (US$52,08), se pagaría un monto adicional entre 220 (US$11,45) y 230 lempiras (US$11,97).

Para Larach es un hecho consumado que se aplicará el ajuste porque las finanzas de la estatal no transitan por su mejor momento. "La pregunta que se hacen las autoridades de la ENEE en este momento es si lo transferirán tal como lo indica la fórmula establecida en la ley o ellos absorberán este golpe" al bolsillo del consumidor.

El presente gobierno comenzó en junio y julio con la aplicación de un 6% de ajuste por combustible, entre agosto y diciembre fue de 9%. Desde diciembre a la fecha, este porcentaje es de 12% y la tendencia es al alza.

Larach fue del parecer que los consumidores deben aplicar una política de uso racional de la energía eléctrica. "No nos queda más que apagar el aire acondicionado y dejar de usar todo el alumbrado eléctrico", expresó.

Alternativas. Para el generador el gobierno debería en este momento redoblar los esfuerzos para que los nuevos proyectos de energía limpia entren en operación en el menor tiempo posible.

"Los desarrolladores de energía renovable enfrentamos obstáculos en las alcaldías y en la Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI)", expresó.

Según el empresario, en la Secretaría de Finanzas se dilata la firma de los acuerdos de apoyo para desarrollar estas iniciativas. Se estima que los proyectos de energía renovable deben cumplir alrededor de 10 pasos para comenzar su desarrollo en el país.