El cobre subió este martes a un nivel cercano al máximo en una semana, tras unos datos de la confianza empresarial de Alemania que resultaron mejores de lo previsto y aliviaron en parte las preocupaciones acerca de la salud de la mayor economía europea.

La debilidad del dólar ayudó a impulsar las ganancias de los metales.

Otro factor positivo para el cobre fue un dato que mostró que los inicios y permisos de construcción de viviendas de Estados Unidos subieron al máximo en un año y medio en noviembre, reduciendo los temores a una desaceleración global.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) subió a US$7.470 este martes desde los US$7.260 del lunes, aunque el volumen ha estado en baja antes de las fiestas de fin de año.

La confianza de las empresas alemanas mejoró fuertemente en diciembre, frente a las expectativas de un debilitamiento, en una muestra de la solidez de la mayor economía de Europa, a pesar de la crisis.

"El informe alemán fue un poco mejor a lo esperado, pero no es algo que vaya a cambiar la corriente. En lo que a los mercados concierne, quieren ver un incremento del ESM (el sistema de rescate europeo) o al BCE (Banco Central Europeo) como prestamista de última instancia", dijo Andrey Kryuchenkov, analista de VTB.

Los precios del cobre han perdido casi 25% de su valor en el 2011 y se encaminan a su primer declive anual desde el 2008, dado que la profundización de la crisis de la deuda de la zona euro llevó a los inversores a liquidar activos como los metales industriales.

Los analistas advirtieron que la percepción podría seguir frágil hacia fin de año, de cara a la persistente cautela sobre la crisis de Europa, mientras crece el temor de los inversores ante la incapacidad de los políticos para contener los problemas de la deuda regional.

Los ministros de la zona euro acordaron el lunes incrementar los préstamos al Fondo Monetario Internacional en 150.000 millones de euros (US$200.000 millones) para contener la crisis de deuda, pero hay dudas sobre si llegarán a los 200.000 millones de euros comprometidos tras un enfrentamiento con Gran Bretaña.

El aumento de los fondos del FMI es una parte vital de los esfuerzos para evitar que la crisis se salga de control.