Nueva York/Londres. El cobre subió este jueves a su mayor nivel en más de dos meses al operar sobre los US$8.000 por toneladas tras una desaceleración de la inflación anual de China y dos exitosas colocaciones de bonos en Europa, que alentaron a los mercados y desataron una ola de compras de cobertura.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) subió casi 3%, a US$8.005 por tonelada. En la sesión, el metal superó su promedio móvil diario de 100 días y trepó a US$8.074,5, su mayor nivel desde el 5 de diciembre.

En Nueva York, el contrato para marzo escaló 10,30 centavos, o 2,9%, para cerrar en US$3,6490 por libra, cerca de la parte superior del rango entre US$3,5220 y US$3,6710 con el que operó en la sesión.

El níquel subió a su mayor nivel en dos meses y medio,  mientras que el estaño tocó su máximo en un mes y medio, el aluminio avanzó a su mejor nivel dos meses y el zinc trepó a su mejor precio en un mes.

La jornada se inició con el dato que mostró que la inflación anual de China, el mayor consumidor mundial del metal,  se desaceleró a 4,1% en diciembre, su nivel más bajo en 15 meses.

Luego, el mercado recibió el impulso de dos colocaciones de deuda mejores a lo esperado en España e Italia, a lo que se sumó los comentarios del Banco Central Europeo de que estaba listo para actuar si era necesario.

"Había una visión económica muy pesimista, por lo que cualquier pequeña mejoría tiene un efecto muy positivo en los precios", dijo Gayle Berry, analista de Barclays Capital.

El año pasado, el cobre marcó su primera baja anual desde el 2008, perdiendo un cuarto de su valor por la crisis de deuda de la zona euro y por la creciente incertidumbre sobre el panorama para la demanda de metales industriales.