Tegucigalpa. El frijol rojo es uno de los 30 productos de consumo básico que mayores variaciones alcistas ha registrado en el gobierno del nacionalista Porfirio Lobo Sosa.

Cuando asumió la administración pública, el 27 de enero de 2010, la libra se cotizaba en 10 lempiras en los mercados capitalinos, de acuerdo con registros estadísticos del Banco Central de Honduras (BCH).

Ahora, los consumidores pagan el doble, o sea 20 lempiras (un dólar). No obstante, ese grano ha llegado a costar 22 y 23 lempiras (US$1,1 Y US$1,2) en los últimos meses.

La medida de frijoles rojos cuesta 100 lempiras (US$5,1) en los mercados Zonal Belén y Las Américas, de acuerdo con un reporte del Sistema de Información de Mercados de Productos Agrícolas de Honduras (Simpah).

Este precio se mantiene vigente desde el lunes anterior.

Fracasan acciones. Las autoridades responsables de la política agrícola del país y del comercio de granos básicos han anunciado una serie de medidas, las que han resultado en un fracaso porque ninguna ha podido bajar los precios al consumidor.

Al fallido plan se ha sumado el Congreso Nacional, el que durante 2010 aprobó el congelamiento de 33 productos de consumo básico, fijando la medida de frijol rojo en 70 lempiras (US$3,6).

Asimismo, la Suplidora Nacional de Productos Básicos (Banasupro) ha venido ofreciendo las cinco libra de frijol a 60 lempiras (US$3,1).

El Consejo de Ministros aprobó en febrero pasado 10 millones de lempiras (US$519.713) para que el Instituto Hondureño de Mercadeo Agrícola (IHMA) y la Secretaría de Industria y Comercio comprarán frijoles para abastecer la reserva estratégica y posteriormente venderlo a un menor precio.

La última medida anunciada fue la importación de frijol negro desde Etiopía, la que estuvo a cargo de un empresario.