Londres. El oro subió a máximos históricos de casi US$1.500 por segundo día consecutivo este martes, en medio de un frágil apetito por el riesgo, luego de que la agencia Standard & Poor's advirtió que podría bajar la nota crediticia de Estados Unidos y en medio del temor por la deuda de la zona euro.

Los precios subieron más temprano a un récord de US$1.497,86 la onza ante el debilitamiento del dólar, apenas por encima del nivel que alcanzó en la víspera después de que el anuncio de S&P sacudió a los mercados.

El oro al contado caía a US$1.492,59 la onza a las 13:44 GMT desde los US$1.495,08 del lunes en Nueva York.

Los futuros de oro en Estados Unidos para entrega en junio avanzaban 30 centavos, a US$1.493,30 la onza.

Afshin Nabavi, jefe de operaciones de MKS Finance en Ginebra, dijo que el oro era impulsado por compras de refugio.

"El oro, la plata y (el franco suizo) están atrayendo mucha atención", afirmó. "Si se mira cada rincón del mundo, hay un problema político o económico", agregó.

El euro subía ligeramente contra el dólar el martes tras una corriente vendedora el día anterior, pero los problemas de deuda en la zona euro seguían limitando el avance de la moneda única y la mantenían vulnerable a nuevas pérdidas.

La plata se mantenía cerca del máximo de 31 años de la sesión anterior de US$43,51 la onza, y cotizaba a US$43,20 frente a los US$43,32 del lunes.

El platino subía a US$1.776,24 la onza contra los US$1.772,65 de la jornada previa.

El paladio retrocedía a US$733,99 desde los US$739,93 del cierre anterior.