El oro subía este miércoles a su mayor nivel desde inicios de marzo y la plata tocó un máximo de 31 años, porque los inversores se refugiaban en los metales preciosos ante la tensión en Oriente Medio y una votación clave en Portugal que amenaza al gobierno de ese país.

El oro al contado operaba en US$1.439,44 la onza a las 15:07 GMT, desde US$1.429,50 este martes en Nueva York. El metal precioso anotó un máximo de sesión de US$1.440,90, por encima de un récord de US$1.444,40 la onza alcanzado el 7 de marzo.

La plata al contado tocó un máximo de sesión de 36,85 dólares la onza, su mayor nivel desde 1980.

"Mientras tengamos esta incertidumbre, habrá un buen soporte para el oro", dijo Ole Hansen, gerente de Saxo Bank. "Existe la probabilidad ahora de que podamos movernos al nivel de US$1.450", agregó.

Débiles datos económicos alentaron el vuelo de inversores hacia el oro como refugio seguro del riesgo. Cifras mostraron que las ventas de casas nuevas en Estados Unidos cayeron inesperadamente en febrero a mínimos históricos y que la confianza del consumidor en la zona euro declinó en marzo.

El detonante de la última serie de compras de oro era la expectativa de que el Parlamento portugués rechace las últimas medidas de austeridad del Gobierno, estableciendo el escenario para el posible colapso de la administración socialista, en minoría, un día antes de una cumbre europea.

"Hoy el foco es Portugal. Hay problemas de deuda en general en Occidente y por supuesto no deberíamos olvidar Oriente Medio, lo que también lleva a flujos de refugio seguro", dijo Christin Tuxen, analista de Danske Bank.

El conflicto en Oriente Medio ha ayudado al mercado de oro y ha disparado los precios del petróleo ante los temores por una interrupción de suministros en la región.

El platino se negociaba en US$1.745,5 la onza, respecto a US$1.732,00 en la jornada previa.

* El paladio cotizaba en US$738,65, desde US$733,00 en la sesión anterior.