En 2.810,36 bolívares fuertes (US$653) se ubicó la canasta alimentaria familiar al cierre de enero de 2011, lo que significa un aumento de casi 790 bolívares fuertes (US$183,7) respecto de la inversión necesaria en enero de 2011 para adquirir la misma cantidad de nutrientes.

El estudio que mensualmente realiza el Centro de Documentación y Análisis Social (Cendas) de la Federación Venezolana de Maestros revela que en relación con diciembre de 2010, la canasta básica subió Bs.F. 12,35 (0,4%), unos US$2,8, que representa un incremento que guarda muy poca relación con el 4,6% de alza de precios en el área metropolitana de Caracas reportado por el Banco Central de Venezuela (BCV).

"Esa gran brecha está relacionada con el tamaño de la muestra analizada por el BCV, y nos pone en alerta sobre lo que será el comportamiento de la inflación en los próximos meses", señaló el director del Cendas, Oscar Meza, quien no dejó de manifestar su sorpresa por el alto índice de inflación revelado por el ente emisor.

Recordó que tradicionalmente enero es uno de los meses de menor inflación, pues el contraste se hace con el período de mayor consumo (diciembre), por lo que llama la atención el rápido efecto que pudiera haber tenido la devaluación implícita en los precios.

De subidas y bajadas. El director del Cendas explicó que el bajo incremento de la canasta en enero está asociado a la caída de los precios de dos rubros: frutas y hortalizas (2,4%), y raíces y tubérculos (0,3%); grupos que representan 43% del costo de la canasta.

Al respecto, con relación a los costos vigentes en diciembre, el precio de especies como tomate, cebolla, cebollín, perejil, pimentón, ajo y cilantro, entre otros, han bajado hasta 30%, lo que ha presionado a la baja el monto total de la inversión para su compra.

Pese a la reducción de los precios, productores y vendedores al detal aseguran que en lo que va de año la comercialización de hortalizas y productos vegetales en general ha caído cerca de 10%, como consecuencia del fuerte aumento que experimentaron en diciembre debido a la reducción de la oferta tras las inundaciones ocurridas a finales del año pasado.

Por otra parte, cinco de los grupos que componen la canasta subieron de precio, pero a tasas relativamente bajas: azúcar y sal, 11,4%; pescados y mariscos, 4,6%; salsa y mayonesa, 3,6%; leche, quesos y huevos, 1,7%; café, 1,6%; carnes, 1,6%; caraotas, arvejas y lentejas, 1,0% y cereales, 0,4%.

Según los resultados del análisis del Cendas, cubrir el costo de la canasta básica requiere de 2,3 salarios mínimos (Bs.F. 1.223,89, unos US$284), toda vez que un solo sueldo básico apenas alcanza para adquirir 43,5% de los alimentos que necesita una familia promedio de cinco miembros.

El Cendas también reveló que existe un desfase de 76,2% en el precio oficial de productos regulados y el costo real de mercado.