Río de Janeiro. Los brasileños deberán pagar más por las frutas y vegetales debido a las intensas lluvias que han provocado grandes inundaciones en la región sureste del país, señaló este jueves un economista.

"Las torrenciales lluvias van a obstaculizar - y bastante- la producción y transporte de alimentos naturales, lo que se traducirá en mayores precios para los consumidores", dijo en un informe el economista Andre Guilherme Pereira Perfeito del fondo Gradual Investimentos en São Paulo.

Este desastre natural agravará los problemas del país con la inflación, que cerró el 2010 en un 5,9%, muy por encima de la meta oficial del gobierno de un 4,5%. Analistas y economistas esperan que el banco central eleve la tasa de interés la semana del 17 de enero en un esfuerzo por frenar la inflación. La tasa Selic se ubica en un 10,75%.

Autoridades de Río de Janeiro informaron que al menos 346 personas han muerto en los deslizamiento de tierra e inundaciones en la zona noroeste de la ciudad de Río de Janeiro.