Pekín. Los precios promedio de las casas de las 100 ciudades más grandes de China subieron por tercer mes seguido en agosto aunque el ritmo de los incrementos se moderó, mostró un sondeo privado, sugiriendo que los llamados del gobierno a mantener controles estrictos en el mercado de propiedades están funcionando.

Los precios promedio de las viviendas crecieron 0,2% a 8.738 yuanes (US$1.400) por metro cuadrado en agosto, moderándose desde el aumento mensual de julio, de 0,3%, dijo este lunes el sistema de índices de bienes raíces de China.

En las 10 principales ciudades del país, incluyendo a Pekín y Shanghái, el precio promedio de la vivienda ascendió el 0,5% desde julio pero bajó 1,5% desde hace un año, reflejó el sondeo.

De todos modos, las alzas de los precios de las casas se sumarán al debate sobre si Pekín ajustará aún más los controles sobre el mercado de viviendas en momentos en que la economía china se encuentra atrapada en el peor declive en tres años.

Ocho equipos de inspección enviados por Pekín a fines de julio para verificar si se aplican los controles a las propiedades a lo largo de China hallaron que los precios de las viviendas corren riesgo de repuntar en algunas ciudades, lo que llevó a Pekín a recordar a los gobiernos locales que deben limitar las compras de casas, como fue ordenado.

"Bajo la vigilancia del gobierno central y sus restricciones, el aumento mensual de los precios de las casas se moderó en agosto", dijo el sistema de índices de bienes raíces, conocido como CREIS por sus siglas en inglés, una consultora afiliada a la mayor firma online de propiedades de China, Soufun Holdings.

Los menores avances mensuales sugieren que los desarrolladores de propiedades fijan los precios de las casas nuevas a niveles "razonables" y que los precios de las viviendas en general se mantienen estables, agregó CREIS.

Sin embargo, comparado con los niveles de hace un año, los precios de las casas en las 100 ciudades siguieron un 1,6% debajo en agosto, el quinto mes de declives anuales desde junio de 2011, cuando CREIS comenzó a calcular cambios en 12 meses.