Uruguay redujo los precios de los combustibles un 2,3% promedio el viernes, informó la petrolera estatal Ancap, debido al menor valor del barril de crudo a nivel global y a una alta inflación minorista.

La rebaja llega tras un aumento de un 6 por ciento aplicado en julio por la depreciación de la moneda uruguaya frente al dólar. En lo que va del año, el peso acumula un retroceso de un 21% ante la suba paulatina de la moneda estadounidense.

Ancap enfrenta un déficit histórico tras incrementar su portafolio de deuda en dólares al realizar una serie de inversiones millonarias en los últimos años, lo que ha motivado una investigación desde el Congreso.

El Gobierno espera que al cierre de 2015 el déficit se reduzca a unos 50 millones de dólares, desde un resultado negativo de casi 325 millones de dólares en 2014.

Pero con una reducción en los costos de abastecimiento ante un menor precio internacional del crudo y con una inflación minorista de un 9 por ciento en los últimos 12 meses a septiembre, superior al 7% del rango meta oficial, los ministerios de Industria y Economía autorizaron la baja.

El litro de gasolina calidad Premium pasó a costar 44,1 pesos tras una rebaja del 2,2%, y el de calidad Super quedó a 42,5 pesos con un ajuste de un 2,3%.

El queroseno experimentó una baja de un 2,3% y quedó en 30,1 pesos por litro, mientras que el precio del gasoil se redujo entre un 2,3 y 2,4% a entre 38,7 y 49,2 pesos por litro.

El valor del litro de fuel oil pesado se redujo un 2,3% a 17,39 pesos, siendo el kilo de supergás el único combustible que no experimentó ajuste en su valor de 35 pesos.