Chicago/Nueva York. Los precios de los granos alcanzaron niveles récord este viernes y los pronósticos climáticos no dan señales de alivio ante la peor sequía que ha afectado a Estados Unidos en más de medio siglo, avivando los temores de inflación de los alimentos en el país y el extranjero por una menor oferta.

La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) dijo que estaba preocupada por el salto de los precios de los granos, pero no aún no ve la situación actual como una repetición de la crisis de alimentos de 2007-2008, cuando los altos precios provocaron disturbios en muchos países pobres.

"Estamos preocupados por dos razones: primero el ritmo al que están subiendo los precios y segundo porque, al menos por el momento, parece que no hay subsidios a los precios, en especial del maíz, la soja y el trigo", dijo Abdolreza Abbassian, un economista de alto rango y especialista en granos de la FAO.

Abbassian destacó, sin embargo, que el arroz es abundante y que los inventarios de trigo están mejor que en 2008.

"No vemos ningún problema a la producción ni a la oferta de arroz. Eso es muy importante para la seguridad alimentaria de millones de personas de todo el mundo", sostuvo, a la vez que advirtió que la sequía en Estados Unidos ajustaría el suministro mundial de granos en los próximos meses.

En la Bolsa de Chicago, la soja para entrega en agosto fijó un nuevo récord de US$17,7775 por bushel. El maíz para septiembre saltó a un nuevo récord de US$8,2875 por bushel y el trigo para septiembre subió a 8,25 centavos a US$9,4475.

Gran parte de la cosecha de trigo invernal de Estados Unidos ya ha sido cosechada, escapando de la peor parte de la sequía. Pero el maíz en la zona central del país enfrenta problemas durante su polinización, una etapa clave de su crecimiento, y la soja enfrenta tensión mientras entra en la etapa de llenado de vainas, fundamental para el rendimiento final.

"Todo hoy se concentra en el clima para la soja", dijo Karl Setzer, un analista de MaxYield Cooperative en West Bend, Iowa.

"Históricamente, agosto es cuando se determina el rendimiento de la soja, pero como se anticipó este año, estamos viendo que el interés de compra se está mostrando antes. Nosotros sabemos que perdimos rendimiento en el maíz, pero no sabemos cuánto", agregó.

Las lluvias de esta semana brindaron escaso alivio, dijo Don Keeney, meteorólogo de MDA EarthSat Weather, y se espera más calor abrasador para la próxima semana.

"Estará seco y muy caluroso en el área, con temperaturas cerca de los 38 (grados centígrados) en St. Louis desde el domingo al jueves, llegando a los 41 el miércoles", sostuvo.

Por su parte, Drew Lerner, meteorólogo de World Weather Inc., dijo "es el mismo tema de siempre: sequedad en el suroeste de la franja productora de maíz y algunas precipitaciones en el norte y el este".

Agricultores productores de maíz, soja y lácteos en el condado de Iowa, Wisconsin, estaban contentos por los cerca de 31 milímetros de lluvia de fines de esta semana, dijo Gene Schriefer, el agente agrícola del condado.

"Estamos sonriendo, pero vamos a necesitar más lluvia", declaró, destacando que el suelo bajo la superficie aún está extremadamente seco. "Va a ser un caso de vivir con la humedad sobre la marcha por el resto del verano", agregó.

La sequía más extendida desde 1956 está secando los cursos de agua y retrasando los envíos de materias primas por ríos hacia los puertos exportadores en la costa estadounidense del Golfo de México.