La minera global Rio Tinto reportó el jueves una caída de un 43% en sus ganancias subyacentes a US$2.900 millones en el primer semestre frente al mismo período del año pasado, golpeada por unos precios débiles de los metales, el mineral de hierro y el carbón.

El presidente ejecutivo de la firma, Sam Walsh, calificó el resultado como "robusto" en un comunicado, dado el difícil entorno operativo que Rio Tinto enfrentó en el período.

La división de mineral de hierro de la compañía anglo-australiana sufrió una caída interanual de un 55 por ciento en sus ganancias subyacentes a US$2.099 millones.

Las ventas de mineral de hierro en el primer semestre de 146.500 millones de toneladas, reportadas por la empresa el 16 de julio, subieron un 8% respecto a los primeros seis meses del 2014.

Los precios al contado del mineral de hierro alcanzaron un mínimo histórico de US$44,10 la tonelada a principios de julio tras caer durante la primera mitad del año. Incluso con una modesta recuperación a 56,40 dólares la tonelada, aún anotan una baja de más de un 22% este año.

Las ganancias subyacentes totales del primer semestre estuvieron en línea con las previsiones de la mayoría de los analistas.