Casi un 30% de menor producción registraron las viñas chilenas durante la vendimia de 2010 producto de diversos factores climáticos, como lluvias y heladas más intensas que ha afectado al país, lo que incidirá en una producción cercana a los 800 millones de litros para este 2010 frente los 1.100 millones producidos en 2009.

La situación llevará a un aumento en los precios de vinos, por lo menos en el mercado interno, especialmente en el segmento de los vinos más baratos, señala René Merino, presidente de Vinos de Chile.

"La subida de precios debería ser más notoria en los vinos más baratos, y debería rondar un 15%, o algo más", señala el gerente general de Viña Santa Rita, Aníbal Ariztía, de acuerdo a El Mercurio

Esto se explica -además de la menor producción- por los problemas que ocasionó el terremoto (se perdieron cerca de 150 millones de litros), y el incremento en el precio de la uva corriente.

"Tanto el precio de la uva como la menor producción y los efectos del terremoto van a significar un alza de costos en las empresas, lo que podría impactar en los precios", dice Patricio Eguiguren, gerente general de Viña Lapostolle.

Según fuentes de la industria, otro factor que impulsará el alza será el fuerte aumento de las exportaciones de vino a granel en el mercado asiático.

Los envíos presentan un incremento de 56% entre enero y abril, con respecto del mismo período de 2009, lo que ha encarecido el valor del insumo. Además, el precio del granel viene en alza desde el terremoto, cuando varias viñas compraron este tipo de vino para poder restablecer el stock perdido.

El valor de la uva corriente ha subido entre 5 y 10% en los últimos meses. Las viñas han visto aumentar sus costos, lo que se traduciría en mayores precios.