Londres. La minera chilena de cobre Antofagasta dobló su dividendo semestral gracias a un salto de un 54% en las utilidades, y confía en que la sólida demanda en China y una mejoría en la demanda de Japón y Estados Unidos ayuden a apoyar los volátiles precios del cobre.

El cobre ha caído más de un 10% este mes, debido a la inquietud entre los inversores sobre el panorama de la recuperación económica y el pronóstico para China.

La minera -golpeada por reveses a la producción y que, junto con sus rivales, sufre por costos más altos y volatilidad- dijo este martes que los precios del metal rojo posiblemente continuarán "volátiles con riesgos a la baja", pero que está bien ubicada para capear la tormenta.

"Aunque los mercados posiblemente continuarán volátiles, especialmente en el corto plazo, seguimos confiando en que los fundamentos del cobre continuarán apoyando un ambiente sólido de fijación de precios", dijo el presidente ejecutivo Marcelo Awad.

Antofagasta dijo que la demanda china ha seguido sólida durante el período y que vio una recuperación en la demanda desde Japón y Estados Unidos.

También reconoció un bajo rendimiento en el lado de la producción, golpeada por huelgas y caídas en la ley de los minerales, fallos técnicos, el lento refuerzo de nuevos proyectos y el mal clima.

Las ganancias netas de la minera que cotiza en Londres subieron a US$696,2 millones durante el período, dentro del rango de las previsiones, con ingresos de US$3.050 millones, lo que representa un alza de un 73%.

El grupo dobló su dividendo interino a 8 centavos por papel, por encima de las expectativas, pero no repitió la mejoría especial del dividendo que ofreció en marzo.

Las acciones de Antofagasta, que han caído menos que las de sus pares desde que comenzó el reciente desplome bursátil, subían un 3,7% a las 0750 GMT.

Las ganancias consolidadas antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización -EBITDA- del grupo, subieron casi un 84% a US$1.950 millones, en el extremo superior de los pronósticos.