Kuwait. El mayor exportador de petróleo, Arabia Saudita, y los productores del Golfo Pérsico aseguraron que el incremento de los precios del crudo está más allá de su control y advirtieron que estos podrían subir aún más, a menos que las tensiones entre Occidente e Irán disminuyan.

Se espera que el ministro de Petróleo saudita, Ali al-Naimi, y el secretario general de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP), Abdullah al-Badri, se enfoquen en los crecientes valores del crudo durante el Foro Internacional de Energía que reunirá este miércoles a funcionarios y ejecutivos del sector, según dijeron varias fuentes del grupo.

"La volatilidad es una preocupación para nosotros y sólo puede resolverse si el problema con Irán se puede resolver", detalló una fuente de la industria de petróleo del Golfo.

El Foro en Kuwait es uno de los mayores encuentros de la industria petrolera que reúne a los países productores y consumidores, incluyendo a Estados Unidos, la Unión Europea (UE) y los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo.

Los ministros de petróleo del Golfo Pérsico dijeron que preferirían que el crudo opere en alrededor de US$100 por barril, en lugar de los US$124 actuales, un valor que podría perjudicar a la economía global y dar lugar a que se repita un avance y posterior colapso de los precios a finales de 2008.

Los precios del petróleo subieron a máximos de 10 meses y alcanzaron un récord en euros el mes pasado ante la preocupación por una posible interrupción en los suministros de petróleo iraní.

"Los precios del petróleo están con tendencia al alza, pero realmente están reaccionando a lo que está ocurriendo en Oriente Medio", explicó a los periodistas el ministro de Petróleo de los Emiratos Árabes Unidos, Mohammed bin Dhaen al-Hamli.

Los altos precios del petróleo se han convertido en un dolor de cabeza para los políticos occidentales que buscan la reelección este año, como el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, debido a los temores de que puedan obstaculizar la frágil recuperación económica mundial.

"Está empezando a doler, estamos viendo señales", manifestó el director ejecutivo de la petrolera Total de, Christophe de Margerie.

Arabia Saudita tiene la mayor capacidad mundial de bombeo adicional pero los mercados están cada vez más preocupados de que no sea suficiente para llenar la brecha en la oferta si las exportaciones de crudo iraní se interrumpen o si Irán reacciona a la presión de Occidente sobre su programa nuclear cerrando el vital Estrecho de Ormuz.

"Las tensiones geopolíticas en torno al Golfo son mucho más reales que antes. Espero que podamos pasar el 2012-2013 sin algún tipo de punto álgido", dijo el ex jefe de investigación de la OPEP, Shihab Eldin.

Eldin dijo que la nueva capacidad de suministro de petróleo, que debe entrar en operación en los próximos años, podría incrementar el colchón de capacidad adicional si la diplomacia puede evitar cualquier conflicto en el Golfo Pérsico en el ínterin.