Londres. Los precios del petróleo cayeron al nivel más bajo en más de un año este viernes, en camino a la mayor declinación mensual desde finales de 2014, aunque los productores consideraron recortes en la producción para tratar de contener el superávit global.

El suministro de petróleo, liderado por los productores estadounidenses, está creciendo más rápidamente que la demanda y, para evitar una acumulación de combustible no utilizado como el que surgió en 2015, se espera que la Organización de Países Exportadores de Petróleo comience a recortar la producción después de una reunión en 6 de diciembre.

Pero esto ha hecho poco hasta ahora para mantener los precios, que han bajado más del 20% en noviembre, en una racha de pérdidas de siete semanas.

Los precios estaban en curso para su mayor disminución de un mes desde fines de 2014.

La volatilidad ha alcanzado su nivel más alto desde fines de 2016, por encima del 60%, ya que los inversionistas se apresuraron a comprar protección contra nuevas caídas de precios.

El petróleo Brent retrocedía US$2,89, o 4,62%, a US$59,71 por barril al inicio de la jornada. El petróleo de Estados Unidos caía US$3,7, o el 6,77%, a US$50,93 por barril.

Ambas referencias están en el nivel más bajo desde octubre de 2017.

"Las bajas del mercado de petróleo reafirmaron su autoridad", dijo Tamas Varga, analista de la correduría londinense PVM Oil. "La debilidad es la continuación del sentimiento bajista prevaleciente, ayudado un poco por el dólar más fuerte."

La volatilidad, una medida de la demanda de opciones por parte de los inversionistas, ha alcanzado su nivel más alto desde fines de 2016, por encima del 60%, ya que los inversionistas se apresuraron a comprar protección contra nuevas caídas de precios.

La producción de crudo subió este año. La Agencia Internacional de Energía espera que sólo la producción de países no integrantes de la OPEP aumente 2,3 millones de barriles por día (bpd) en 2018. La demanda de petróleo el próximo año, a su vez, crecerá 1,3 millones de barriles por día (bpd) barriles por día.

 

Al ajustarse a una menor demanda, el principal exportador de crudo, Arabia Saudita, dijo este jueves que podría reducir la oferta, ya que impulsa a la OPEP a aceptar un recorte de la producción conjunta de 1,4 millones de bpd.

Sin embargo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dejó en claro que no quiere que suban los precios del petróleo y muchos analistas creen que Arabia Saudita está bajo la presión de Estados Unidos para resistir las llamadas de otros miembros de la OPEP por una menor producción de crudo.

Si la OPEP decide reducir la producción en su reunión del próximo mes, los precios del petróleo podrían recuperarse considerablemente, dicen los analistas.

Pero si la OPEP no recorta la producción, los precios podrían bajar mucho más, argumenta Lukman Otunuga, investigador analista de FXTM: "El petróleo (de EE.UU.) Tiene un margen para depreciarse a US$50 por barril en el corto plazo".