Nueva York. Los precios del crudo se derrumbaron más de un 4% el lunes, empujando al barril Brent a un mínimo en tres meses, tras la reapertura de terminales en Libia y expectativas de una mayor oferta petróleo de Rusia y otros productores petroleros.

Los futuros del referencial Brent cayeron US$3,49, o un 4,63%, a US$71,84 por barril, tras tocar un mínimo de sesión de US$71,52, su nivel más bajo desde mediados de abril. El crudo estadounidense bajó US$2,95, o un 4,15%, a US$68,06 el barril.

El descenso de los precios contrarrestó las ganancias generadas la semana pasada por las interrupciones de suministro en Libia, una disputa laboral en Noruega y la agitación social en Irak.

Rusia y otros productores petroleros podrían incrementar su producción en un millón de barriles por día o más si el mercado se ve impactado por un déficit, dijo este viernes el ministro de Energía ruso, Alexander Novak.

Los futuros se vieron afectados también por reportes que indicaron que Washington podría poner a la venta crudo procedente de su Reserva Estratégica de Petróleo, lo que añadiría más suministro al mercado.

La preocupación por el crecimiento del Producto Interno Bruto registrado en China en el segundo trimestre también afectó de forma negativa a los precios este lunes.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, dijo este lunes que el objetivo de su país es reducir "a cero" las exportaciones de crudo iraní.

Si bien indicó que Estados Unidos quería evitar perturbar los mercados y que, en ciertos casos, considerará excepciones, Mnuchin aseguró que ha dejado claro a sus aliados que espera que cumplan las sanciones contra Irán.