Londres, Inglaterra. Mientras la petrolera Bristish Petroleum (BP) sigue a la espera de la decisión oficial del gobierno de Estados Unidos que debe definir el tamaño del derrame causado en el Golfo de México para así establecer la multa a pagar, hoy la prensa británica sostiene que habría disposición de las autoridades a acoger el pedido de BP de fijar un impacto menor.

El mes pasado -señala el diario The Observer- BP impugnó formalmente la estimación oficial del tamaño del derrame, realizado por científicos del gobierno de Estados Unidos. Ellos hablaban de 4,9 millones de barriles, cifra que implica el derrame más grande del mundo en alta mar. No obstante, para BP los científicos han calculado mal la velocidad de flujo por lo que el tamaño será a juicio la mitad de la estimación oficial.

De acuerdo al diario británico, citando fuentes cercanas a la Agencia de Protección Ambiental estadounidense (EPA por su sigla en inglés) señala que el gobierno de Barack Obama, probablemente aceptará reducir su estimación del tamaño del derrame del Golfo de México, lo que recortaría las multas de la empresa.

El debate deberá ser zanjado dentro de los próximos días cuando finalmente haya certeza del daño causado por la empresa.

Mientras BP también intenta solucionar otro impasse. La compañía quiere iniciar un "arbitraje rápido" para solucionar una disputa con accionistas rusos de su proyecto conjunto TNK-BP sobre los activos de la compañía británica y un acuerdo exploratorio con Rosneft.

Accionistas del consorcio AAR, propietario de la otra mitad de TNK-BP, quieren que esa empresa se mantenga como el vehículo primordial de las operaciones de BP en Rusia y Ucrania.

"Bajo los acuerdos de accionistas, el proceso para arreglar las disputas si no pueden ser resueltas entre accionistas es ir a un arbitraje independiente en Suecia", dijo a Reuters el domingo un portavoz de BP.

También indicó que el viernes la compañía escribió al presidente ejecutivo de TNK-BP, Mikhail Fridman, solicitando el arbitraje.

"Si ambas partes aceptan una vía acelerada, entonces puede avanzar con rapidez. Si ambas partes no acuerdan en ello todavía puede ir a arbitraje, pero podría tomar mucho más tiempo", declaró.

Los accionistas del consorcio AAR buscaron una orden de una corte de Londres para detener un acuerdo de BP con Rosneft.

El caso será escuchado el 1 de febrero, el día en que Rosneft y BP anuncian sus resultados anuales.

Una fuente cercana al tema dijo el domingo que la junta directiva de AAR se reunirá de manera extraordinaria este lunes para considerar retener el pago del dividendo del cuarto trimestre de TNK-BP, por US$1.800 millones y que vence en febrero.

La fuente dijo que el panel considerará prospectos inciertos de TNK-BP a la luz de la creciente competencia de Rosneft y la posible necesidad de aumentar la expansión internacional.