Buenos Aires. Preocupación causó en la industria aceitera argentina el anuncio hecho por China de restringir las compras de soja desde el país sudamericano, en represalias por medidas anti dumping que ha implementado contra productos provenientes de la nación asiática.

La Cámara de la Industria Aceitera señaló que la medida tendrá "un impacto fuertísimo" en la economía argentina y repercutirá en la producción, los ingresos fiscales y el empleo.

El año pasado, 45% de las exportaciones de aceite de soja argentino tuvieron como destino, China. Ese país también concentró 72% de la exportación de porotos de soja, dijo Infobae.

Este año se proyectó el envío de 2.313.698 toneladas de aceite de soja a China, lo que representaría US$1.947 millones.

Las exportaciones argentinas de este producto al gigante asiática han experimentado un fuerte crecimiento, cuadruplicándose durante los últimos años los envíos de porotos y aceite de soja hacia el país asiático, pese al retroceso experimentado por la crisis financiera internacional.

Hace una década las exportaciones de aceite de soja sumaban US$1.254 millones, mientras que en 2008 el monto llegó a US$4.900 millones. Y en el caso de los porotos, las ventas subieron de US$500 a US$4.500 millones en el mismo período.

En tanto, el año pasado, los envíos argentinos a China de aceite de soja sumaron 1.984.047 toneladas, lo que equivalió a US$ 1.442 millones.

La gerente de Estudios Económicos de Ciara, Raquel Caminoa, sostuvo que "China es el mercado más importante para el aceite de soja", pues "tiene 35% histórico de la exportación total argentina de aceite de soja", explicó.

Por ello advirtió que la decisión china tendrá "un impacto fuertísimo no sólo para todo el sector, sino para el país por el ingreso de divisa, y para el empleo".

Lea además:

Compradores chinos deberán cancelar compras de aceite de soja argentino