Río de Janeiro/Nueva York. Un fiscal federal brasileño presentó cargos criminales contra la petrolera estadounidense Chevron y el operador de torres de perforación Transocean por un derrame de crudo costa afuera de Río de Janeiro en noviembre del 2011, dijo la oficina del fiscal este miércoles.

El fiscal Eduardo Santos de Oliveira también presentó cargos criminales contra 17 ejecutivos claves y empleados de Chevron y Transocean, dueña de la mayor flota mundial de plataformas petroleras.

Entre los acusados figura George Buck, un ciudadano estadounidense a cargo de las operaciones de Chevron en Brasil, según agregó el comunicado.

Los cargos sostienen que el derrame creó "una prolongada contaminación que es una bomba de tiempo" y amenaza todo el ecosistema marino.

Además de Buck, los fiscales presentaron cargos criminales contra otros cinco estadounidenses, cinco brasileños, dos franceses, dos australianos, un canadiense y un británico.

A todos se les ordenó entregar sus pasaportes este sábado y permanecer en el país. Cada uno deberá pagar una fianza de un millón de reales (US$550.000) y cada compañía deberá destinar 10 millones de reales para asegurar el pago de multas futuras, indicó el comunicado.

Las sentencias podrían llegar hasta 31 años de cárcel, sostuvo la fiscalía.

Los cargos, presentados en una corte federal en la ciudad brasileña de Campos de Goytacazes, necesitarán de la aprobación de un juez para seguir su curso, un proceso que podría tomar horas o días, según la fiscalía.