Río de Janeiro. Cinco importantes recomendaciones para allanar el camino hacia la transformación del sector transporte realizó el Consejo del Futuro del Transporte, en el marco del Challenge Bibendum, evento donde todos los actores del sector debaten sobre el desarrollo de la movilidad sostenible.

Las recomendaciones se basan en la necesidad de elevar el debate en la agenda mundial, avanzar en transformación del sector a través de un mayor adopción global, y un aumento de la colaboración entre la industria y otros involucrados, para mejorar las prácticas y la innovación en los mecanismos tecnológicos y financieros.

Durante un año, expertos de transporte provenientes desde el mundo académico, empresarial, gubernamental y organizaciones no gubernamentales que conforman el Consejo trabajaron el desarrollo de las recomendaciones.

En primer lugar, se pidió reforzar el papel del Foro Internacional de Transporte mediante la potenciación a través de un mandato del G-20, a fin de que siga expandiéndose más allá de las naciones de la OCDE, donde se busca el desarrollo del transporte sostenible

Asimismo, se busca el establecimiento de un conjunto de información que pueda ser entregado a todas las naciones, con el objeto de evitar lagunas de información. Por lo mismo, se espera la creación de un mecanismo abierto a través del cual el sector privado y público puedan intercambiar las mejores prácticas

Como tercer punto, se espera obtener el derecho de fijación de precios en el transporte, con el objeto de lo usuarios también apoyen los gastos que generan sus necesidades de transporte, esto implica la eliminación de subsidios injustificados y la inclusión de todos los costes externos

Por otra parte, se sugiere implementar las mejores prácticas, sencillas y rentables con un alto rendimiento en áreas tales como mantenimiento de carreteras, accidentes de tráfico, formación para la conducción eficiente en combustible y no motorizados de transporte, entre otros.

En último lugar, se busca la aceleración de la innovación al permitir el acceso a datos y dispositivos, la aplicación de innovación y tecnología en las ciudades, el establecimiento de nuevos modelos de negocios y nuevas formas de colaboración público-privada.