La Confederación Brasileña de Futbol (CBF) confirmó este martes que la presidenta Dilma Rousseff estará presente el 27 de abril en el amistoso entre equipos comandados por los ex jugadores Ronaldo y Bebeto, que reinaugurará el legendario estadio de Maracaná.

El amistoso servirá también como el primer evento test del estadio que albergará la final de la Copa Confederaciones el 30 de junio y la final del Mundial de 2014.

Además de Rousseff, otras autoridades e invitados de los jugadores, el estadio sólo recibirá en ese día a los 6.000 obreros que trabajaron en la reforma del mismo y sus familiares, puesto que el primer test deberá tener solamente un 30% de la capacidad total del nuevo Maracaná, preparado para recibir a un público total de 78.800 personas.

El segundo evento test se realizará entre el 15 e 18 de mayo con un partido todavía no definido y con capacidad aumentada para un 50% de las gradas.

Luego, el 2 de junio, el Maracaná, con capacidad total, será escenario del clásico mundial entre Brasil e Inglaterra, que servirá de preparación a la "canarinha" para la Copa Confederaciones, que se iniciará el 15 de junio.

Como el último de los seis estadios elegidos para albergar los partidos del "ensayo general" del Mundial de 2014 en quedar listo, el Maracaná completó hoy la instalación de la nueva cobertura de la arena, según informaron los medios locales.

La cobertura está formada por 120 piezas de lona, fibra de vidrio y teflón y tiene 68,4 metros de largo, más del doble del techo anterior. La cobertura es circular, con una apertura al medio y cubre un 95% de los asientos. Además, sus membranas ya están tensadas, por lo que no hay huecos entre ellas.