Quito. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, auguró este sábado “tiempos duros” a causa de la baja de los precios del petróleo en el mercado mundial, pero aseguró que Ecuador saldrá adelante con medidas que impulsen la inversión y la producción.

“Vienen tiempos duros, algunos están contentos con aquello, pero no se preocupen, saldremos adelante, como salimos también en 2009 cuando el precio del petróleo alcanzó menos de 30 dólares el barril”, afirmó Correa en su informe semanal de labores Enlace Ciudadano, que arriba este día a su emisión 400.

“Van a ser tiempos difíciles pero sabremos superarlo, como ya lo hemos hecho”, remarcó el mandatario en esta jornada, desde la localidad de Guayllabamba, donde -dijo- se congregaron unas 10.000 personas para festejar a este programa radiotelevisado al país y con amplia audiencia entre los emigrados, fundamentalmente en Europa.

El presidente ecuatoriano recordó que hace cinco años, cuando se registró una situación similar, la economía de América Latina decreció, sin embargo, este país experimentó un crecimiento de alrededor del 1%, pese a haber perdido la moneda nacional.

“Hemos hecho las cosas muy bien; enfrentaremos esta nueva crisis con éxito y más unidos que nunca”, indicó Rafael Correa tras explicar que, precisamente, el no tener moneda propia hace que el país se resienta porque el impacto del panorama mundial en su economía es directo.

“Pero no significa que la empresa quiebre, si se puede manejar bien el problema temporal”, comentó Correa al indicar que esta situación actual respecto a la comercialización del petróleo se debe a asuntos geopolíticos para “perjudicar” a Rusia por haber desafiado a Europa.

Rafael Correa dijo que el país se afectará en alguna medida, ya que los programas inversionistas en marcha con 8 hidroeléctricas y proyectos multipropósitos para el control de inundaciones, por ejemplo, representan desembolsos y no generan ingresos fiscales, por lo que aunque se podrán enfrentar los momentos duros que pudieran venir,  aunque “no significa que no salgamos sin costo”.

El presidente ecuatoriano rechazó las críticas de la oposición de la necesidad de que el país tenga “colchones de liquidez” y señaló que ello tiene un costo en el bienestar, lo que en economía se denomina el “costo de oportunidad”.

Rafael Correa argumentó que el principal problema no es fiscal sino es externo, donde todavía la exportación petrolera es una importantísima porción de las exportaciones nacionales, y cuando existe la dolarización el efecto es directo, o sea, menos ingreso de divisas por más bajo precio de petróleo, menos circulante, lo cual desacelera la economía y puede crear recesión.

“El peor error que podemos cometer en estos momentos es lo que dicen algunos: más plata bajo el colchón y dejar de invertir. Eso lo que llaman política procíclica, que agrava los episodios de crisis en lugar de aliviarlos y nosotros nos estamos preparando para lo contrario, una política contracíclica. Hoy más que nunca a fomentar la producción, la inversión privada y la inversión pública”, aseveró Correa.

Anunció que firmó un decreto enviando a la Asamblea Nacional la propuesta para una Ley Orgánica de Incentivos a la Producción y Prevención del Fraude Fiscal, ante la detección de nuevas formas de evasión fiscal, y negó que se incrementen los impuestos, excepto a los cigarrillos  y en el caso de la comida “chatarra” se señala que los costos en publicidad no serán deducibles, lo cual, según dijo el mandatario, disminuirá la cantidad de anuncios y con ello el impacto en los hábitos de consumo.