El presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, aseguró que este viernes es “mucho más tranquila” la situación operativa en esa compañía, ya que “el sistema de vuelos está normalizado” y dijo no tener problemas “ni con la CGT ni con la CTA”, al señalar que Ricardo Cirielli, titular de APTA, “es un hombre de Luis Barrionuevo”.

Recalde afirmó que “desde el lunes no hay conflictos gremiales que afecten directamente a Aerolíneas Argentinas”, y aclaró que “Cirielli el conflicto que tiene por el control gremial de los controladores aéreos no lo sigue trasladando a Aerolíneas Argentinas, como lo había hecho el fin de semana” último.

En declaraciones a radio Milenium, el titular de la empresa aérea sostuvo también que “las cenizas que nos afectaron el martes ya se disiparon y estamos operando con normalidad”, y dijo que espera que “las discusiones que puedan haber sobre el rumbo que tiene que tomar la compañía no se trasladen, como pasó este fin de semana, a las operaciones, a los vuelos”.

“Además -añadió- tenemos que seguir trabajando para terminar de sanearla, hay que recordar que es una empresa que estaba destruida, que no tenía viabilidad, que no prestaba sus servicios y que en solo dos años y medio el Estado nacional demostró que se puede recuperar, que se puede reconstruir, que se puede sanear y que es posible incluso hasta que pueda ser autofinanciable, sin requerir de la asistencia del Estado”.

Explicó que “para eso debemos seguir trabajando en el sentido de hacer más eficiente la flota, renovarla con aviones que no sean tan costosos, que no consuman tanto combustible, y además superar estos escollos que nos superan y han afectado gravemente a toda la industria aerocomercial, como aumentos tremendos que tuvo el precio de los combustibles, que puso en jaque a todas las compañías aéreas”.

Consultado sobre qué espera de la justicia acerca de la denuncia a APTA respecto a las medidas de fuerza llevadas a cabo por un grupo de controladores que responden a Cirielli, Recalde expresó: “Esperemos que todo se normalice y que no haga falta suspender ni cancelar la personería gremial a nadie, que todos nos ajustemos a la ley y que trabajemos en pos de un interés y un objetivo común, que es recuperar a Aerolíneas Argentinas y ponerla a funcionar como debe ser”.

“Cirielli es un hombre de Luis Barrionuevo, nosotros estamos discutiendo con un hombre de Luis Barrionuevo”, enfatizó, tras indicar que no tiene problemas con la CGT ni con la CTA.

“Lo que no comparto son algunos de los términos del comunicado de la CGT”, dijo Recalde, y precisó que es cuando se “compara la gestión de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner con (Fernando) De la Rúa o que compara la gestión de Marsans con la gestión actual”.

“La verdad que no se puede responder ni tratar de la misma manera a un gobierno de las características del actual como se trataba al gobierno de De la Rúa, que hacía todo lo contrario, ni se puede actuar de una manera tan rígida como se actuaba con Marsans con un gobierno que ha dado muestras que está recuperando la empresa, que ha mejorado los salarios, que ha garantizado los puestos de trabajo, que ha recuperado la conectividad”, finalizó Recalde.