Sao Paulo. No existe riesgo de que se forme una burbuja de crédito en Brasil, dijo el jueves el presidente ejecutivo de Banco do Brasil, Aldemir Bendine.

Bendine dijom en esa línea, que espera que la cartera de créditos del banco crezca entre 17% y 20% este año.

Mientras, la ganancia neta de Banco do Brasil, el mayor banco de Latinoamérica por activos, cayó 3,7% interanual en el cuarto trimestre del 2010 por un impacto extraordinario, pero el continuo crecimiento del crédito aceleró su utilidad ajustada.

La entidad estatal con sede en Brasilia informó que su ganancia neta cayó a 4.002 millones de reales (US$2.400 millones), frente a 4.160 millones de reales (US$2.487 millones) en el mismo período del 2009.

Alza de cartera crediticia. La cartera de crédito del Banco do Brasil subió un 19,1% a 358.400 millones de reales (US$214.266 millones) en la comparación interanual, impulsada por un aumento de los préstamos al consumidor y a pequeñas empresas.

Inversores y analistas han advertido que el rápido crecimiento del crédito en años recientes en Brasil podría crear burbujas de activos con efectos potencialmente desastrosos para la industria financiera.

El crecimiento del crédito se mantuvo estable respecto al cuarto trimestre del año previo, pero registró la mayor aceleración desde marzo en comparación con el tercer trimestre del 2010.

"El crédito fue el principal motor detrás de un aumento en ganancias por intereses durante todo el año pasado", sostuvo el comunicado.

La ganancia recurrente, un indicador de utilidad que excluye ítems que se pagan sólo una vez, fue de 3.700 millones de reales en el trimestre (US$2.212 millones), sobre los 2.850 millones de reales (US$1.703 millones) proyectados por el mercado según el promedio de un sondeo entre ocho analistas consultados por Reuters.

Esa cifra más que dobló los 1.820 millones de reales (US$1.088 millones) anotados en el cuarto trimestre del 2009.

Aumento de ganancia neta. La ganancia neta de Banco do Brasil aumentó un 52% desde los 2.630 millones de reales (US$1.572 millones) anotados en el tercer trimestre del 2010, de acuerdo al comunicado.

Los resultados fueron divulgados en momentos en que el Banco Central busca restringir el crecimiento del crédito, que ha sobrepasado un promedio del 20% en los últimos cinco años, pese a que Brasil tiene la mayor tasa de interés de las 20 principales economías del mundo.

El Banco Central elevó el mes pasado la tasa de interés para desacelerar la inflación y forzó a los bancos comerciales a apartar más dinero para desalentar nuevos préstamos.

Inversores y analistas han advertido que el rápido crecimiento del crédito en años recientes en Brasil podría crear burbujas de activos con efectos potencialmente desastrosos para la industria financiera.

Sin embargo, los brasileños que acudieron en gran número a tiendas de electrodomésticos y concesionarias de automóviles en meses recientes probablemente demanden menos crédito en la medida en que aumenta la tasa de interés y la expansión se desacelera, según grupos de la industria como Fecomercio.

La ganancia neta por intereses subió un 26% interanual en el cuarto trimestre, mientras que las provisiones ante incumplimientos cayeron un 28% en el mismo período.

Los gastos administrativos y de nóminas subieron un 15% y un 5,5%, respectivamente, dijo el banco.

La tasa de incumplimiento cayó a un 2,3% de los préstamos totales, un 3,3% menos que en el cuarto trimestre del 2009 y un 2,7% menos que en el tercer trimestre del 2010.

Banco do Brasil registró una ganancia neta de 11.700 millones de reales (US$6.994 millones) en el 2010, un aumento del 15,3% sobre el 2009.