El presidente ejecutivo de Chevron, John Watson, dijo este lunes que un juicio contra la compañía en Ecuador "fue un fraude bien orquestado" y que planea seguir litigando con mucha fuerza.

Un juez ecuatoriano le impuso a la petrolera estadounidense una sanción de US$8.646 millones por contaminación ambiental. Chevron solicitó declarar nulo el juicio ambiental y apeló la sanción.

En ese marco, Chevron Corp apeló el miércoles 9 de marzo la sanción que un juez ecuatoriano le impuso por contaminación ambiental en territorios indígenas.

Mientras se tramitan apelaciones al fallo, la sentencia no puede aplicarse.

La compañía pidió en la apelación, que fue entregada a última hora de la referida fecha a la Corte Provincial de Sucumbíos, desechar la demanda planteada por comunidades indígenas hace más de 17 años.

Las comunidades acusan a la firma de contaminar sus territorios mientras operaba en el país andino en las década de 1970 y 1980.

El documento presentado por Chevron constaba de 192 hojas y fue entregado para el análisis del juez Nicolás Zambrano, que emitió el fallo adverso a la firma estadounidense en febrero de este año.

Uno de los abogados de Chevron, que compró en el 2001 a Texaco, dijo que la apelación pide desechar la demanda por supuestas irregularidades presentadas durante el juicio.

Los demandantes también apelaron la sentencia días después de haber conocido el fallo del juez ecuatoriano, argumentando que el monto fijado como sanción no alcanzaría para remediar los daños ambientales.

Zambrano otorgó además 10% adicional del valor fijado para que las comunidades indígenas los utilicen de acuerdo a sus necesidades y ordenó a Chevron a pedir disculpas públicas por el daño ambiental.