Quito.  El presidente de Ecuador, Rafael Correa, calificó hoy como "arbitrario" el fallo de un tribunal internacional que el pasado 2 de noviembre condenó al país a pagar 1.061,77 millones de dólares de indemnización a la petrolera estadounidense Oxy.

"Es un fallo arbitrario. Es la lucha de David contra Goliat, porque todo está hecho para proteger a las transnacionales", dijo el mandatario ecuatoriano en su informe semanal de labores.

El Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) notificó a Ecuador el fallo definitivo que rebajó 40 por ciento la multa inicial de 1.769,62 millones de dólares más intereses a favor de Occidental Petroleum Corporation (Oxy).  

Correa expresó que la condena es "un tremendo abuso" y que a pesar de la "indignación" de su gobierno, se está conversando con Oxy sobre una solución "amigable" para cumplir el pago impuesto dentro de una disputa legal que inició en 2006.

El caso llegó al Ciadi en 2007, año en que la petrolera estadounidense demandó al Estado ecuatoriano por haber declarado la caducidad de su contrato de participación para la exploración y explotación del yacimiento llamado Bloque 15 en la Amazonía.

El gobierno de Ecuador argumentó que la decisión se debió a que Oxy cedió 40 por ciento de sus derechos a la empresa canadiense Alberta Energy Corporation en agosto de 2000, sin autorización del Ministerio de Energía como establece la ley de hidrocarburos del país.

La transnacional argumentó que el Estado confiscó sus activos al caducar su contrato y que con ello violó el tratado de Protección de Inversiones suscrito con Estados Unidos en 1993.

El mandatario ecuatoriano replicó esa postura al señalar que la caducidad no era materia de arbitraje y claramente la petrolera "cometió una infracción legal".

"Y lo que dice el fallo (del Ciadi) en forma terrible: sí cometió una infracción, rompió la ley, pero pobrecitos (Oxy) actuaron de buena fe y la ley es muy mala, muy fuerte, entonces, juzga la ley de un país soberano, entendamos lo que es eso, es gravísimo", apuntó Correa.

Dijo que no es verdad que "una empresa transnacional, de las más grandes del mundo, con centenas de abogados se le chipoteó, se le olvidó la ley" ecuatoriana.

"Ninguneaban la ley de nuestros países porque se creían por encima de nuestra ley, eso es todo, se sienten protegidos por estos Tratados de Protección de Inversiones que en verdad son de protección de abusos del capital internacional", expuso el mandatario.

Sostuvo que esos acuerdos son "vergonzosos", aunque reconoció que tienen poder vinculante que en caso de incumplimiento pueden dar paso a acciones de embargo de bienes en el extranjero.