El presidente de México, Enrique Peña Nieto, afirmó durante un acto oficial que resulta necesario dar más apoyos al campo y ofrecer mayor infraestructura, con el fin de rescatar la capacidad productiva del sector agroalimentario nacional.

Al suscribir el programa "Impulso a la Productividad Agroalimentaria" en compañía del gobernador del estado de Sinaloa (noroeste), Mario López Valdez, el gobernante reconoció la baja productividad en el campo nacional.

Peña Nieto recordó que en otras épocas, el campo aportaba hasta el 15% del Producto Interno Bruto (PIB), y hoy sólo produce el 3,6% de la riqueza del país.

El jefe de Estado destacó que se han modificado los factores que inciden en el desarrollo económico de la nación, por lo cual su gobierno buscará hacer una gestión eficaz que asegure que los programas y políticas públicas aporten de la manera prevista para el desarrollo del sector primario de la economía.

Peña Nieto destacó que no sólo se trata de mejorar -y eventualmente de ampliar- los presupuestos destinados a darle impulso a la actividad agroalimentaria, sino de que esos recursos, además de ser ampliados, se utilicen de manera óptima y conveniente.

Asimismo, reiteró que de ninguna manera se cancelará ningún programa para el sector agropecuario del país que tenga un impacto social. Por el contrario, "se alinearán los recursos y presupuestos para lograr mayor desarrollo", agregó el gobernante.

Por ello -abundó- se destinarán 500 millones de pesos (unos US$38,8 millones) para apoyar a los diferentes programas para los productores del campo, ganadería y de la actividad pesquera de Sinaloa.