Tokio.- El presidente de Nissan Motor Co., Carlos Ghosn, ahora es sospechoso de haber seguido reportando ingresos inferiores en los informes bursátiles de la compañía más allá de 2015, dijeron este miércoles fuentes cercanas al caso.

     De acuerdo con los hallazgos recientes de los fiscales de Tokio, la remuneración de Ghosn en los tres últimos años fue muy superior a los 2.900 millones de yenes (US$25 millones) que él reportó en los informes bursátiles correspondientes.

     Junto con Ghosn, de 64 años de edad, fue arrestado el lunes por acusaciones de que no reportó ingresos por 5.000 millones de yenes (US$44,25 millones) en los cinco años desde el año fiscal que terminó en marzo de 2011.

     También fue arrestado el director representante de Nissan, Greg Kelly, de 62 años de edad, por estar en connivencia con las amplias irregularidades financieras de Ghosn.

Para llevar a cabo la investigación, ejecutivos de Nissan alcanzaron un trato negociado con los fiscales, a quienes proporcionaron copias de correos electrónicos incriminatorios y otros materiales relacionados con el supuesto mal proceder de Ghosn.

     El Tribunal de Distrito de Tokio aprobó hoy la detención de Ghosn y Kelly durante otros 10 días, como solicitaron los fiscales.

     Ghosn, también presidente de Renault SA y Mitsubishi Motors Corp., ahora es sospechoso de ocultar en los informes bursátiles ingresos adicionales de 100 millones de yenes (US$884.500) de una subsidiaria con sede en Holanda, dijeron fuentes en las acusaciones actualizadas hoy.

     Los fiscales sospechan que Ghosn obtuvo miles de millones de yenes en derechos de apreciación bursátil sin reportar. Se cree que la subsidiaria en Holanda tuvo un papel clave en el escándalo que ha sacudido a la industria de autos a nivel mundial.

     Se cree que la remuneración de los derechos de apreciación bursátil no reportados por Nissan en las declaraciones financieras comprende a la mayoría de los 5.000 millones de yenes (US$44,25 millones) en remuneración no reportada por Ghosn durante el periodo en cuestión.

     El arresto de Ghosn tuvo lugar después de que se realizara una investigación interna tras el informe presentado por un informante sobre las dobles negociaciones financieras del pez gordo de la industria.

     Para llevar a cabo la investigación, ejecutivos de Nissan alcanzaron un trato negociado con los fiscales, a quienes proporcionaron copias de correos electrónicos incriminatorios y otros materiales relacionados con el supuesto mal proceder de Ghosn.

     Las fuentes también dijeron que aunque se alcanzó el trato negociado, los fiscales podrían considerar ir tras Nissan como compañía, debido a que durante un largo periodo de tiempo, los informes bursátiles de la firma habían sido presentados a la Oficina Financiera Local de Kanto.

     La subsidiaria en Holanda podría ser clave para acusaciones adicionales de que Ghosn también recibió casas en cuatro diferentes países, compradas por Nissan, pero sin razones de negocios legítimas.

     Esas casas se localizan en Brasil, Francia, Líbano y Holanda y los costos han sido registrados en informes bursátiles como parte del elevado paquete de remuneración de Ghosn recibido de Nissan, dijeron los fiscales de Tokio.