Santiago. La filtración de los datos de 14.000 tarjetas de crédito de diferentes bancos nacionales e internacionales, que se reveló durante la tarde de este miércoles, alertó a toda la población. Inmediatamente empezaron a bloquearlas y buscar información para sentirse seguros.

Al respecto, Claudio Melandri, presidente ejecutivo del Banco Santander, detalló que se enteraron un poco antes de las 19:00 horas e inmediatamente activaron los protocolos de seguridad, por lo que llamó a la tranquilidad.

En el caso de esa institución, precisó, se revelaron datos de 3.000 registros, sin embargo, sólo había 284 tarjetas activas. “Esos fueron bloqueados y se constató que no había ninguna transacción sospechosa. Por la hora pudimos contactar al 60% y ahora todos ellos tienen su tarjeta en cualquier sucursal”, sostuvo.

Pese a la conmoción generada, Malendri descartó que se trate de un ataque informático a los bancos. “Esto no es un hackeo a los bancos. Hackear un banco no es imposible, es difícil, pero no imposible. Pero hackear a 18 bancos al mismo tiempo, es imposible”, advirtió.

“Te lo descarto con un 100% de seguridad. Vulnerar a 18 bancos el mismo día, a la misma hora, y robar registros parciales, es inverosímil”, dijo, añadiendo que los datos pudieron ser sacados desde una página poco segura para hacer transacciones.

En esa línea, profundizó en que “si se lograra hacer eso, el hacker no se va a robar 3.000 registros de uno, 5.000 de otros. Se roba todo”.

Asimismo, indicó que los datos filtrados corresponden al número de tarjeta, nombre y los dígitos que están atrás del plástico. Este último, afirmó, no está almacenado en los bancos.

“Es verdad que usamos proveedores, pero el manejo de operaciones de tarjetas de créditos las usamos nosotros y funcionan a través de transbank o redbank, en eso hay absoluta seguridad”, manifestó.

Malendri descartó, nuevamente, que haya sido un hackeo masivo. “Te lo descarto con un 100% de seguridad. Vulnerar a 18 bancos el mismo día, a la misma hora, y robar registros parciales, es inverosímil”, dijo, añadiendo que los datos pudieron ser sacados desde una página poco segura para hacer transacciones.

Llama a la tranquilidad. El presidente ejecutivo de Santander señaló que aquellos que están en el registro y sus tarjetas no están activas, no presentan ningún riesgo. Por el contrario, quienes aparecen en algún listado y mantienen operativas, lo mejor es bloquearlas definitivamente y solicitar la reimpresión de otra.

“Las tarjetas que no estaban en las listas, no tiene sentido cambiar la clave”, manifestó.

Junto con ello, lamentó que la evolución de la tecnología en seguridad también haga que los “ciberdelincuentes” también avancen rápido. “Nadie puede decir que es invulnerable”, declaró.

Pese a ello, reiteró que no se trató de un hackeo. “Me gustaría llamar a la tranquilidad”, sentenció.