La reciente visita del presidente del directorio del holding alemán de seguros Talanx, Herbert K. Haas, en Santiago, para visitar las futuras oficinas de HDI Seguros Magallanes y reunirse con los trabajadores y ejecutivos chilenos para definir los próximos lineamientos de la empresa en Chile, demuestra la importancia que tienen Chile y América Latina para el grupo asegurador.

Hace nueve meses adquirió la aseguradora Magallanes (99,9%), a través de su filial HDI, por US$212 millones, trato que contempla la compañía de vida, generales y seguro, y crédito de la compañía de capitales chilenos. Con esto Magallanes escaló del lugar número 12 en la industria de seguros generales al 5. Esta adquisición significó que la mayoría de las compañías de seguro chilenas quedó en manos extranjeras: el 53% de las 34 aseguradoras que operan en Chile.

Talanx es un antiguo grupo asegurador –existe desde 1903– el tercero más grande de Alemania, y está entre los 10 mayores grupos aseguradores de Europa, con 29.000 millones de primas vendidas en 2014. Su principal negocio son el retail y las líneas industriales. Hoy se encuentra en 150 países, y en Chile está presente desde 2008 a través de HDI Seguros. Sin embargo su principal mercado sigue siendo Alemania. Hoy este país es su principal mercado con un 55% de la prima emitida directa. “Queremos reducir esta participación a un máximo de 50% a 2018”, dice Herbert K. Haas.

Y esto porque el incremento de 21,1% que registraron las primas brutas suscritas de esta compañía los primeros nueve meses del año, equivalentes a US$ 23.336 millones, se dio principalmente en el extranjero, en línea con esta estrategia de crecimiento. El beneficio neto del grupo ascendió a US$ 570 millones, lo que implicó un retroceso de 7,9% respecto del mismo periodo de 2014.

-¿Cuáles son sus planes en la región tras la compra de la aseguradora Magallanes?

-Nuestra estrategia internacional se centra en dos mercados: Europa central y oriental, y América Latina.
Acá nos enfocamos en México, Brasil y Chile. Nos esforzamos por ser el proveedor principal de seguros para propiedad y daños, más que de vida. La meta es ser una de las cinco principales compañías aseguradoras en cada país donde estamos, y lo hemos logrado en Brasil, en cuanto a seguros automotrices, y en Chile también lo hemos logrado. En México aún nos falta participación de mercado, y allí estamos buscando crecimiento inorgánico, pero en Chile nos enfocaremos más en el crecimiento orgánico.

-La idea al adquirir Magallanes era ganar una posición de mercado predominante. Ahora somos número 5 en propiedad y daños, y segundo para seguros de automotores. También tenemos operaciones en Argentina, Uruguay, y estamos presentes en el reaseguramiento en Colombia. Ahora con la adquisición de Magallanes hemos puesto un pie en el Perú. Como reaseguradores también estamos en México.

[[wysiwyg_imageupload:6384:]]

-¿Cuáles son las ventajas que ven en América Latina que les hicieron interesarse?

-Tiene una población creciente y joven, tiene una clase media en aumento y una baja densidad de seguros. Uno de los aspectos más importantes es que se habla solo dos idiomas: se puede vender una misma póliza por toda la región.

-¿Cómo enfrenta el frenazo económico de América Latina, mercado en el que busca crecer?

-Tenemos una larga trayectoria en Latinoamérica, estamos en Brasil desde 1979. Así que estamos acá para el largo plazo; no somos inversionistas que entran y salen. Siempre habrá altibajos pero en el largo plazo veo prosperidad para la región. Es un mercado clave.

-¿Ven en esta crisis una oportunidad para comprar compañías más baratas en la región?

-No en Chile. En México buscamos pero nos ha costado encontrar la compañía que se adecúe a nuestro target. Hemos identificado algunos socios potenciales, pero no están disponibles ahora.

-¿Hay apetito internacional por entrar en el negocio de seguros en América Latina?

-Sí, porque todos han descubierto las mismas ventajas que nosotros vemos en América Latina: una población creciente y joven, que hay clases medias crecientes y una baja densidad de seguros, lo que deja espacio para crecer, más el factor de solo dos idiomas. Esto permite colaboración entre las oficinas de los distintos países, facilita intercambiar ideas y mejorar las prácticas.

-¿Hay impedimentos culturales que provocan la baja densidad de los seguros?

-La principal razón por la que no se compran seguros es porque todavía no tienes el dinero para costearlos, entonces a medida que mejora la economía, también mejora la demanda, ya que se empieza a consumir una serie de productos para los que es deseable un seguro como autos, propiedades, etc., y lo mismo se aplica al lado industrial, así que no veo una resistencia cultural.

-¿Qué estrategia usarán para crecer orgánicamente en Chile?

-Nos estamos especializando con distribuidores de autos para llegar a los clientes a través de corredores de seguros. También queremos aumentar la presencia en líneas industriales. Esta nueva operación (Magallanes) nos ayudará a esto último. Se trata de seguros para propiedad dirigidos a proteger contra el fuego, daños, por supuesto que también terremotos y responsabilidad civil para empresas.

-¿Cuáles son sus metas en Chile?

-Siempre queremos crecer en participación de mercado, pero el objetivo principal es mantenerse con ganancias. No está en nuestros planes del futuro cercano comprar otra empresa porque todavía tenemos que integrar las dos compañías y asegurarnos que funcione bien.

-¿Cuál es el plan y cronograma de integración de ambas compañías?

-Es difícil porque ambas tienen su propia cultura, sus propios sistemas y tecnologías, pero vamos bien, y esperamos que estén totalmente integradas para fines de 2016. Ahora estamos en tres ubicaciones en Santiago, y nos vamos a cambiar a una única sede, un paso importante para la integración en Chile.