Montevideo. El presidente de Uruguay, José Mujica, reivindicó este viernes la decisión de su gobierno de cerrar la aerolínea de bandera nacional Pluna por su delicada situación financiera, agravada tras asociarse con la brasileña Varig.

"Multitud de reclamos pendientes para con Varig, empresa fundida, empiezan a llegar como una marea a Uruguay reclamándole al Estado uruguayo como propietario de Pluna", comentó Mujica justificando el abrupto final de Pluna en julio pasado, un mes después de que el gobierno se hiciera del control total de la empresa.    

"Una cosa es cargar con los clavos de Pluna y otra con los clavos de Varig. Para el Estado uruguayo es demencial. Por eso el gobierno no podía hacer otra cosa que liquidar Pluna", añadió.    

En su programa radial semanal, el jefe de Estado uruguayo señaló que la asociación con Varig, iniciada en 1995 y que se prolongó durante poco más de una década, "no hizo otra cosa que multiplicar las penurias futuras de Pluna".       

"Todos los gobiernos, todos, de los últimos 35 o 40 años, a pesar de sus diferencias, tuvieron algo en común: se aburrieron de perder plata (dinero) con Pluna", subrayó.    

"No podía hacer otra cosa que liquidar esta historia de Pluna, le gustara o no le gustara", expuso Mujica.     "¿Es imprescindible una aviación comercial que esté ligada al país? Esta es una pregunta que tenemos que hacernos como nación", expuso el mandatario.    

Si esa interrogante tiene una respuesta afirmativa el país también debe discutir qué costos asumirá, señaló, y enumeró las dificultades del negocio aeronáutico en general.  

La conectividad aérea con la región se ha visto afectada por el cierre de la aerolínea.    

A principios de octubre se subastó un lote de siete aeronaves Bombardier CRJ 900, con capacidad para 90 personas, que pertenecían a Pluna y que fueron adquiridas en US$137 millones por la firma española Cosmo.    

Sin embargo, Cosmo anunció que no concretará la compra y se desconoce qué futuro tendrán los aviones.    

Pluna dejó de volar el 5 de julio pasado debido a su comprometida situación financiera, en perjuicio de unos 70.000 pasajeros con billetes comprados para los próximos meses.    

El gobierno tenía 25% de las acciones de la aerolínea y el 75% restante era del consorcio argentino Leadgate, que en junio acordó su retiro del negocio.    

Entre julio de 2011 y febrero de 2012, la compañía reportó pérdidas por US$11,8 millones.

Pluna, fundada en 1936, contaba con 900 trabajadores y vuelos regulares a varios destinos de Argentina, Brasil, Chile y Paraguay.