Caracas. El presidente de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) admitió falta de inversión en los mejoradores de su mayor reservorio de crudo, la Faja Petrolífera del Orinoco, así como en otras áreas, por "vicios" y las "mafias" que operaron en la compañía que ha visto caer la producción a mínimos históricos.

El jefe de la estatal, en un acto con el presidente Nicolás Maduro, ahondó por primera vez sobre los efectos de las "mafias que se estructuraron para destruir PDVSA", que dice están detrás también del abandono de los campos de producción de crudo liviano en importantes áreas del occidente del país.

"Es verdad se dejaron de invertir los recursos, estas mafias que se instalaron en la Faja petrolífera del Orinoco y que hoy andan huyendo", dijo el también ministro de Petróleo, Manuel Quevedo, en un sorpresivo anuncio sobre la situación de la mayor industria del país en la sede central de PDVSA en Caracas.

"Ahora este trabajo tiene que hacerse de manera estructurada (...) para limpiar tanta burocracia tanta corruptela que dejaran sembrada en la Faja petrolífera del Orinoco, unos vicios, que dejaron sembrado precisamente, para llevar una parálisis en los mejoradores", afirmó el presidente de PDVSA.

La producción de petróleo de Venezuela, su principal fuente de divisas, ha caído a cerca de un mínimo de 33 años, en medio de una brutal crisis económica, y cuya escenario se complica tras las acciones de Conoco por tomar activos.

La gigante estatal fue sacudida este año por una purga para combatir la corrupción. La Fiscalía ordenó detener decenas de ejecutivos, entre ellos a dos de sus expresidentes. Además, se ha producido un éxodo de trabajadores en áreas clave.

Sin mantenimiento. PDVSA prevé hacer una "inversión mayor" para recuperar la producción y llevarla a un nivel óptimo, dijo Quevedo sin ofrecer detalles de los montos a invertir.

El funcionario anunció que Maduro aprobó recursos financieros para iniciar labores de mantenimiento en el mejorador Petro San Félix, que tiene una capacidad de producir 160.000 barriles de petróleo por día (bpd) y lo opera PDVSA en asociación con la Corporación Venezolana de Guayana (CVG). La parada comenzará en julio.

Quevedo advirtió que por años los proyectos se quedaron "sin mantenimiento", pero no precisó si otros tres mejoradores de la Faja iniciarían labores similares.

La producción de petróleo de Venezuela, su principal fuente de divisas, ha caído a cerca de un mínimo de 33 años, en medio de una brutal crisis económica, y cuya escenario se complica tras las acciones de Conoco por tomar activos.

Los cuatro mejoradores, en los que participan como socias minoritarias las petroleras Chevron, Total, Statoil, entre otras, convierten en general hasta 650.000 barriles por día (bpd) de crudo extrapesado que se produce en la Faja en un producto apto para ser exportado.

La inversión en Petro San Félix forma parte de un plan global que se prevé en distintas áreas en la industria petrolera con el que PDVSA intenta incrementar su potencial de producción en unos 1,4 millones de bpd, en medio de las sanciones impuestas por Estados Unidos.

"Tenemos identificado tanto en la Faja como en el oriente del país casi 9.500 pozos que nos van a venir a sumar 700.000 barriles de petróleo al día, ahora este trabajo tiene que hacerse de manera estructurada con el esfuerzo, con la capacidad, con la inversión", explicó Quevedo.

El presidente de PDVSA agregó que en el occidente del país prevén obtener 655.000 bpd de crudo liviano con la recuperación de unos 13.445 pozos, que ya tienen identificados.