La construcción del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México representa una “maravillosa inversión” (126.000 millones de pesos) que permitirá a México mejorar su posición mundial en infraestructura turísticas en el mediano plazo y generar beneficios económicos, aseguró el presidente del World Travel & Tourism Council (WTTC), David Scowsill.

En el informe “Inversión en viajes y turismo en Las Américas”, el consejo coloca al país, junto con Chile, Paraguay y Trinidad y Tobago, en la categoría de perspectivas de crecimiento.

“La infraestructura en estas naciones es relativamente débil; sin embargo, con el pronóstico de fuerte inversión para la próxima década es probable que tengan los recursos necesarios para apoyar y sostener las demandas proyectadas y mejorar”, refiere el documento.

Argentina, Bolivia, Jamaica y Honduras, entre otros, fueron calificados como mercados con equilibrio adecuado, mientras que Estados Unidos y Canadá en riesgo de conformismo.

En entrevista, Scowsill reconoció la decisión gubernamental de construir un aeropuerto que pueda generar mayor capacidad para atender a turistas nacionales e internacionales. No obstante, dejó en claro que no puede hacer una estimación sobre eventuales incrementos porque deberán esperar a que entre en operaciones para hacer cálculos.

“Aún con la clasificación asignada, México está muy avanzado en la región de América Latina no sólo en aeropuerto, sino en hoteles, carreteras o puertos, pero no te puedes quedar parado con las inversiones, ése es el reto. En EU hubo poca inversión en infraestructura turística en los últimos 20 años y ahora está empezando a retomar. Saben que deben hacerlo porque la competencia internacional para atraer viajeros se ha incrementado”, comentó.

Flexibilidades aéreas. El dirigente del WTTC también se manifestó por que el gobierno mexicano emprenda una política de flexibilización de los convenios aéreos internacionales que tiene firmados, contando con la opinión de las aerolíneas locales, por los beneficios turísticos que ello representa.

“En el 2012, México lideró la estrategia de facilitar la llegada de turistas al eliminar visados, que era una tema que no habíamos podido colocar antes en la agenda internacional y ahora los resultados muestran crecimientos importantes en los países involucrados”, refirió.

Desde su perspectiva, la llegada de nuevos operadores internacionales en destinos que no son atendidos permite que los aeropuertos tengan mayor dinamismo y se genere un mayor número de rutas regionales a atender por las firmas locales.

“El buen momento que vive México en la industria turística debe ser potenciado con mayores inversiones, públicas y privadas, y estableciendo políticas públicas debidamente consensuadas. Si se sigue ese camino los beneficios se multiplicarán”, agregó.